De la calidad goleadora de Nicolás Muñoz nadie discute. Desde que arribó al fútbol salvadoreño se ha hinchado a marcar goles y coleccionar títulos de goleo individual uno tras otro. Sin embargo, en el plano colectivo, hasta hace seis meses, la suerte le era esquiva.

Nico tenía solo dos títulos de campeón, ganados con FAS, y en torneos en que no pudo jugar las finales por lesión. Todo cambió en el Clausura 2012, cuando, con Águila, derrotó en la final a Isidro Metapán y pudo coronarse campeón en la cancha.

Seis meses después, la historia se repite para el panameño, aunque con diferente camiseta. Donde hace seis meses fue visto como villano ahora es ídolo. Al equipo que el torneo pasado le birló un título ahora puede darle otro.

Y de paso, “Nicogol” podría firmar el que bien podría ser el mejor año de su carrera futbolística: dos títulos de campeón nacional y otros dos de campeón de goleo.

Pese a ello, Muñoz ve con tranquilidad el encuentro del próximo domingo. “Estoy contento porque la fase regular no la terminé bien, estaba lesionado, pero ahora me siento recuperado”, asegura.

Sobre la posibilidad de sumar un doble bicampeonato, el canalero es claro en decir que primero hay que ganar y después celebrar y no invertir el orden.

“En lo grupal, sería mi mejor año; aunque ya he tenido años en que he ganado los dos títulos de goleo. Pero este año, indudablemente, ha sido el mejor, porque salí campeón con Águila y ahora estoy a las puertas de otro título”, comentó.

Asimismo, Muñoz cuenta cómo fue recibido por la hinchada calera luego de haberles ganado un campeonato. “Mucha gente me toca ese tema. Son ironías del fútbol, pero espero darle una copa a Metapán”, dice. “A modo de broma, pero en su momento creo que no lo era tanto (risas). La gente al final entiende que esto es fútbol”, agregó el panameño, goleador indiscutido; a punto de ser también campeón indiscutido.