Gran Bretaña evitó una nueva recesión, luego de que las estadísticas oficiales mostraron que la economía creció en el primer trimestre.

La Oficina Nacional de Estadísticas dijo el jueves que la economía creció un 0.3 % en el primer trimestre, frente a la contracción del último de 2012. Los analistas habían pronosticado un crecimiento del 0.1 %. Sin embargo, con una economía tan débil, incluso una anomalía estadística podría haber puesto esa cifra en territorio negativo y empujado a Gran Bretaña a su tercera recesión desde 2008.

Una recesión es definida como dos trimestres consecutivos de contracción económica.

La economía se contrajo en el cuarto trimestre de 2013. Los observadores temían la noticia de una nueva recesión –llamada por los medios de comunicación una “Triple caída”– que hubiera asustado a los consumidores todavía más.

El Gobierno británico necesitaba una cifra sólida de crecimiento para justificar sus medidas de austeridad ya que el FMI, entre otros organismos, han sugerido frenar las medidas de austeridad con la esperanza de reactivar la economía.