Visitas
54
mil 80 personas habían llegado hasta el domingo.

El turicentro Amapulapa, en San Vicente, fue el parque acuático de la red de turicentros que administra el Instituto Salvadoreño de Turismo (ISTU) más visitado de todo el país.

Hasta el pasado domingo, la administración de ese parque contabilizaba 54,080 visitantes recibidos en el período comprendido entre el sábado 27 de marzo hasta el domingo 4 de abril. Aunque todavía ayer la afluencia de turistas que lo visitó era considerable.

Los días con más gente en Amapulapa fueron el 27 y el 31 de marzo, con 12,000 turistas registrados, y el sábado 3 de abril, con 11,457.

El número de personas que ingresó al turicentro en esas fechas provocó enormes congestionamientos vehiculares que se extendieron hasta el centro de la ciudad de San Vicente y que afectaron el tráfico hacia Zacatecoluca.

Según la administración del turicentro, son varios los factores que influyen para que turistas, incluso de departamentos tan lejanos como Morazán, visiten Amapulapa, entre estos su belleza natural, la limpieza y la seguridad.

Agregaron que tienen un plan diario de limpieza de todas las instalaciones y cuentan con seguridad privada y una asociación de vendedores que supervisa la higiene de alimentos.

El año pasado, Amapulapa también fue el más visitado con 54,025 turistas durante el mismo período.

El parque

Amapulapa cuenta con dos piscinas para adultos y tres para niños, servicio de guardaparques y guardavidas, 36 cabañas familiares, 12 merenderos (además de las ventas variadas que hay en diferentes puntos del parque), vestidores y servicios sanitarios.

Tiene también islas artificiales, fuentes, juegos recreativos, área de picnic, canchas de fútbol y baloncesto, y un estacionamiento para 100 vehículos.

El precio de la entrada es de $0.80 por persona y se permite el ingreso de alimentos, con la única recomendación de depositar la basura en su lugar.

El turicentro está situado en una extensión de 33 manzanas y su riqueza natural se encuentra en su suelo de origen volcánico. Dentro de él afloran muchos nacimientos de agua que nutren al mismo parque.

Según su historia, este lugar se formó en 1774, después de un deslave del volcán Chichontepec, pero fue inaugurado como turicentro en 1956. Su flora está compuesta mayormente por amates.