Preservación. Con la declaratoria de reserva de biósfera se busca proteger los recursos naturales en la zona de Trifinio.

departamentos

Mañana será inaugurada, de forma oficial, la Reserva de Biósfera Transfronteriza Trifinio-Fraternidad, zona protegida que es compartida por El Salvador, Honduras y Guatemala.

El área cubre una extensión de 108,020.91 hectáreas de territorio, conformado por el parque Montecristo, el área San Diego-San Felipe Las Barras, el lago de Guija y el cerro El Pital. La Organización de Naciones Unidas para la Educación (UNESCO) la declaró reserva de biósfera el 30 de junio del presente año.

Al acto de inauguración están invitados el vicepresidente de la República, Salvador Sánchez Cerén; el vicepresidente de Guatemala, Rafael Espada; y el vicepresidente de Honduras, Hugo Barnica; así como el titular de Medio Ambiente salvadoreño, Herman Rosa Chávez; autoridades y representantes de las comunidades trinacionales.

La reserva Trifinio-Fraternidad es la tercera con que cuenta El Salvador, previamente han sido aceptadas Apaneca-Ilamatepec y Jiquilisco-Xiriualtique.

Son ocho municipios que conforman dicha área en El Salvador: San Antonio Pajonal, Citalá, Masahuat, Santa Rosa Guachipilín, Texistepeque, San Ignacio, Metapán y La Palma.

Su importancia radica en tener diversidad de especies animales y vegetales. Por ejemplo, en el parque Montecristo hay 3,000 especies de plantas, 280 especies de aves, 98 especímenes de mamíferos, 50 de anfibios y reptiles, y 21 de 22 tipos de colibríes en El Salvador.

En el complejo San Diego-San Felipe Las Barras se desarrollan bosques bajo las piedras volcánicas, en tanto que el lago de Güija es un humedal importante donde anidan aves migratorias.

Además, aparte de ser el punto más alto del país, el cerro El Pital es un área natural privada con remanentes de bosque de coníferas.

Unas 272,000 personas residen en las cuatro áreas salvadoreñas que comprende la nueva reserva.