Trabajos. Los vecinos del cantón Las Delicias del municipio de San Miguel deberán esperar por lo menos 12 días más para poder transitar por un tramo que trabajadores del FOVIAL están reparando.

departamentos

Por lo menos 12 días permanecerá cerrada la calle de acceso hacia el cantón Las Delicias del municipio de San Miguel debido a los trabajos de encajonado y reparación de vía que están ejecutando trabajadores del Fondo de Conservación Vial (FOVIAL).

El cierre temporal de la calle está afectando a cientos de pobladores de ocho comunidades de la zona que utilizan la vía para conducirse a sus trabajos y realizar otro tipo de diligencias.

Vecinos de la zona indicaron que durante varios meses la calle permaneció casi cortada y comentaron que fue el constante flujo vehicular lo que terminó hundiendo un tramo colocado sobre una quebrada.

“Los carros ya casi no podían pasar, porque la plataforma de metal que atravesaba la calle estaba hundida. Al final, el FOVIAL atendió nuestras súplicas y enviaron a sus trabajadores para reparar los daños, pero ellos dejaron el trabajo aventado durante más de una semana”, dijo Jorge López, vecino de la comunidad Línea Férrea.

Empleados del FOVIAL destacados en el sector confirmaron que los trabajos de reparación de la calle hacia el cantón Las Delicias iniciaron a finales del mes pasado, aunque indicaron que debieron suspender la actividad debido a la falta de materiales. Sin embargo, aseguraron que actualmente ya cuentan con el material necesario.

“Retiramos los restos de la plancha anterior y picamos el pavimento para despejar la canaleta por donde pasa la quebrada. El inconveniente es que no había material para hacer el encajonado y colocar el concreto hidráulico, por lo que tuvimos que esperar que lo trajeran de San Salvador”, comentó un trabajador destacado en la obra.

El trabajador del FOVIAL agregó que aunque los trabajos finalizarán esta semana, los automovilistas deberán esperar al menos 12 días más para que la mezcla del material con que se pavimentará la calle quede completamente sellado y no sufra ningún daño posterior.

“Para impedir que los conductores pasen por este lugar vamos a dejar el ripio y otros obstáculos, si no, no servirá de nada el trabajo” agregó.

Medidas extremas

Con la calle totalmente cortada, los automovilistas y ciclistas de las comunidades aledañas no tuvieron más opción que tomar vías alternas o arriesgarse a circular sobre un zanjo de medio metro de profundidad.

José Encarnación Ventura, residente en la comunidad Vía Férrea, explicó que debido a la necesidad de contar con un paso seguro, los mismos pobladores improvisaron un puente.

Los habitantes han colocado trozos de madera y pedazos de metal sobre el zanjo para que pasen los vehículos.

“Nosotros estamos aquí desde las 5:30 de la mañana hasta las 7 de la noche. Nos turnamos varios vecinos para poner los tablones y darle instrucciones a los automovilistas para que pasen correctamente sobre ellos”, explicó el hombre.