La temperatura máxima absoluta alcanzada en San Miguel en abril, según el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET), fue de 41.6 grados.

La medición máxima fue recabada irónicamente el Día de la Tierra (22 de abril), según lo confirmó Leopoldo Molina, observador climatológico aerosinóptico.

Ayer, la temperatura promedio llegó a 37.7°C y el día estuvo nublado, por lo que prevaleció el calor.

“La temperatura máxima absoluta se registra en tres o cinco minutos. Es el rango menos estable y se da un día al mes”, indicó el experto. Pese al dato extremo, la temperatura en el centro de la ciudad de San Miguel podría ser mayor debido al pavimento y a la concentración de personas, agregó, aunque esto no ha sido medido aún.

De acuerdo con Hugo Fredy Perdomo, experto en el manejo de diversos cultivos en las faldas del volcán Chaparrastique, las altas temperaturas les están afectando, sobre todo en los preparativos de la tierra para el cultivo de cereales como el maíz, debido a la resequedad del suelo.

“Las hortalizas necesitan mucha agua y en este tiempo no hay, afecta mucho como está el clima actual”, manifestó.

Pero el sector que más resiente el calor y las temperaturas extremases es el de la ganadería, debido a que la escasez de lluvia no permite que se desarrolle el pasto para la alimentación adecuada del ganado.

Para el sector cafetalero, el atraso de las lluvias podría ser positivo ya que estarían cosechando en época seca.