Escena del crimen. Técnicos de laboratorio de la PNC recolectan evidencias en la cancha de fútbol de la colonia San Jorge de Mejicanos donde se registró un ataque ayer por la tarde.

nacion

Entre el viernes en la noche y ayer las autoridades de turno reportaron dos homicidios dobles. Uno ocurrió en San Matías (La Libertad) y el otro en Mariona.

Ayer pasadas las 2 de la tarde fueron acribillados Carlos Antonio Ruiz, de 25 años, y Luis Will Huezo, de 30, ambos jugadores de fútbol del equipo de la comunidad La Ermita de Mariona.

En ese mismo ataque perpetrado por presuntos miembros de pandillas resultó lesionado otro jugador, quien fue trasladado a un hospital de San Salvador.

Las primeras versiones apuntan a que en la cancha de la colonia San Jorge se disputaba un encuentro futbolístico; entre los espectadores aparecieron varios desconocidos, con aspecto de pandilleros, y comenzaron a dispararle al portero y a dos defensas del equipo de La Ermita.

Los deportistas defendían la meta sur; sus cadáveres quedaron en el área grande.

Luego de matar a sus víctimas, los individuos desaparecieron en las calles aledañas, mientras que el resto de personas se dispersó en los contornos.

Elementos de la PNC llegaron a la cancha, encontraron lesionado a otro de los jugadores y lo trasladaron de emergencia.

De inmediato fue desplegado un operativo en busca de los presuntos miembros de pandillas, pero al cierre de esta edición no se reportaron detenciones.

La Policía no quiso adelantar ninguna hipótesis al respecto, ya que no se estableció si los problemas se derivaron del encuentro o por rencillas personales.

El otro doble asesinato ocurrió en el parque del municipio de San Matías, en La Libertad, donde fueron ultimados dos primos.

Las víctimas, que murieron por heridas provocadas con arma de fuego, fueron identificadas como Elvis Enrique Aquino, de 17 años, y Mario Alberto Domínguez, de 19.

De acuerdo con las primeras investigaciones realizadas por la Policía Nacional Civil (PNC), el doble crimen ocurrió el viernes a las 7:30 de la noche cuando los dos familiares se encontraban manipulando unas máquinas de juegos de video.

Entre las personas que paseaban en el lugar aparecieron varios jóvenes y de inmediato se dirigieron a dispararle a sus víctimas, según la Policía.

Una vez se aseguraron de sus muertes, los individuos comenzaron a huir.

La Policía fue alertada de inmediato, inició la persecución y logró ubicar a los delincuentes en un cerro cercano al poblado de San Matías.

Ahí se generó un intercambio de disparos, pero los delincuentes optaron por abandonar dos armas de fuego, al parecer 9 milímetros, y lograron escapar.

La PNC montó un operativo, pero no logró dar con el paradero de los desconocidos. Por versiones que los familiares expresaron en la zona del crimen, la Policía sospecha que el móvil podría estar relacionado con problemas que los primos habrían tenido en San Juan Opico.

Sin embargo, la Policía está buscando otros posibles móviles para esclarecer el homicidio que puso en alerta a los habitantes de San Matías, sobre todo porque este ocurrió en pleno centro del municipio considerado menos violento del departamento de La Libertad. Al cierre de esta edición no se reportaron capturas.