Socios. Autoridades guatemaltecas detuvieron en Sololá a Byron Gilberto Linares Cordón, reclamado en Estados Unidos por narcotráfico.

La investigación que la DEA realizó, y que perseguía procesar a una red de narcos centroamericanos, inició en 1996 y finalizó en 2003.
En el país
Paralelo a su juzgamiento en Estados Unidos, en el país las autoridades realizaron pesquisas en terrenos usados por Eliú para el desembarco de droga.
Este año inició el juicio contra Eliú Martínez, y su otrora empleado Sabas Arias rindió declaración en su contra. Un mes antes, Otto Herrera había logrado escapar de un reclusorio mexicano.
Eliú Martínez es condenado a 29 años de prisión por narcotráfico.

 

En su momento investigadores de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA, en inglés) lo ubicaron como segundo al mando de la estructura de narcotráfico que lideraba el guatemalteco Otto Herrera García. Y fue él quien mantuvo los primeros contactos con el ex legislador salvadoreño William Eliú Martínez, condenado por narcotráfico en Washington, Estados Unidos.

 

Byron Gilberto Linares Cordón, guatemalteco, fue capturado en su país natal como uno de los señalados como “extraditables” hacia Estados Unidos. Las cuentas que tiene pendiente con la justicia norteamericana son cargos de narcotráfico en la Corte del Distrito de Columbia, en el mismo proceso judicial que condenó a Eliú Martínez a tres décadas de encierro.

 

Según publicaciones periodísticas guatemaltecas, Linares Cordón fue capturado en Panajachel (Sololá) hace dos días; y fue solicitado con fines de extradición por la corte estadounidense desde el año 2004.

 

Los medios guatemaltecos aseguran que Linares Cordón era el encargado de administrar los bienes de Otto Roberto Herrera García –otrora considerado líder del cartel de Golfo–, quien también espera ser enjuiciado en Estados Unidos por unos 90 cargos de narcotráfico. Herrera García fue capturado en Bogotá, Colombia, en 2007, y posteriormente extraditado al país norteamericano.

 

El guatemalteco era al momento de su captura prófugo de una cárcel mexicana, país donde también era procesado por cargos de narcotráfico.

 

Años antes, sin embargo, Herrera García, Linares Cordón y el ex diputado suplente del Partido de Acción Nacional (PAN) Eliú Martínez compartieron un destino común: la hacienda Cuatro Vientos, ubicada en la Costa del Sol, departamento de La Paz.

Seguridad

Buena parte de la información que las autoridades salvadoreñas revelaron en su momento acerca de Linares Cordón fue cuando el caso Eliú Martínez se encontraba candente en la corte estadounidense.

 

El ex diputado fue arrestado en noviembre de 2003 en Panamá, pocos meses después de haber finalizado su período como legislador suplente, y fue posteriormente trasladado a Estados Unidos para enfrentar los cargos en su contra. En el país, sin embargo, su captura no fue dada a conocer sino hasta a finales de enero de 2004.

 

Su condena sobrevino hasta enero de 2006. Por dos cargos de narcotráfico, el juez federal Michael Mihm lo condenó a purgar 29 años de cárcel. Pendientes en su proceso quedaban Herrera García y Linares Cordón.

 

Una de las piezas clave en el juicio contra Eliú Martínez la constituyó el lanchero Sabas David Arias, contratado por el ex diputado para hacer los traslados de cocaína desde alta mar hacia las bodegas preparadas en la hacienda Cuatro Vientos.

 

En la corte estadounidense, Arias se libró de |los cargos en su contra cuando relató cómo en 1999 él pilotó la lancha en la que “el Ingeniero” (Herrera García) recibió un desembarco de cientos de kilos de cocaína en alta mar, coordinado a través de onda radial. Los paquetes fueron lanzados al mar por un barco de bandera peruana. Quien organizó inicialmente el viaje, y ordenó preparar dos lanchas para zarpar, fue Eliú Martínez.

 

El ex diputado había adquirido desde 1998 dos lanchas rápidas y cuatro motores para estas. Sin embargo, años antes de tal profesionalismo hubo una persona quien pidió su ayuda para trasladar pan desde Honduras hacia El Salvador. Ese fue Linares Cordón. Tiempo después, el guatemalteco le confesó a Eliú Martínez que los cargamentos eran de cocaína.

 

Según investigaciones de la DEA, Linares Cordón era una de las seis personas en total que quedaron vigilando la costa para cuando las lanchas Pamela I y Pamela II regresaran con el cargamento de droga. Otra era el hermano del capo guatemalteco, Guillermo García.

 

Pese a ello, ni Linares Cordón, ni ninguna otra persona señalada por el lanchero –algunas solo por nombres como Willy y Rodrigo– fue acusado en el país. El Juzgado de Instrucción de San Luis Talpa mantiene un proceso activo contra Eliú Martínez, Herrera García y Arias.

 

Ayer, los periódicos guatemaltecos señalaban que Linares Cordón ya había sido arrestado en Guatemala en mayo de 2003, acusado de trasegar droga en el occidente de Guatemala. Sin embargo, un juzgado local lo dejó en libertad tras pagar una fianza de 75,000 quetzales. Cuando la resolución fue revocada, Linares Cordón ya había huido.

 

Los cargos de Linares Cordón en Estados Unidos incluyen el trasiego de 36 toneladas de cocaína hacia ese país. El guatemalteco está bajo responsabilidad del Tribunal Tercero de Sentencia de Guatemala, el cual tramita su extradición.