Poco más de ocho personas fueron asesinadas cada día del año 2008. El registro oficial entre el Instituto de Medicina Legal (IML), la Fiscalía General y la Policía Nacional cifró en 3,179 personas ejecutadas durante 2008.

 

Aunque hubo una reducción de 312 asesinatos respecto de 2007, algunos lugares como el departamento de Sonsonate volvieron a repuntar y alcanzar números de homicidios similares a los de 2005, cuando superaba en índices a la mayoría de otros departamentos, y pasó de 282 personas asesinadas en 2007 a 343 un año después.

 

Las coincidencias de años anteriores continúan vigentes en lo que respecta a edades, sexo y lugares de los homicidios.

 

Según el jefe del departamento de estadísticas del IML, Fabio Molina, la mayor parte de los asesinatos ha sido contra hombres; y la edad media —o en la que fueron ejecutadas mayor cantidad de personas— fue los 20 años, con un total de 185 asesinatos (163 hombres y 22 mujeres).

 

Aunque la reducción en los crímenes se ha mantenido constante desde 2007 —en 2006 se tuvo la mayor cantidad de asesinatos durante los últimos cinco años, con 3,928—, las tasas de homicidios para distintas zonas por cada 100,000 habitantes siguen desbordadas y en epidemia, según parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de Naciones Unidas, que reseña tal categoría a partir de 10 asesinatos por cada 100,000.

 

En el país, la tasa para 2008 se situó en 55.3 por cada 100,000 habitantes; sin embargo, en algunos municipios, tal cálculo se elevó hasta 153.8 por cada 100,000 habitantes, o 145.3 en Sonsonate.

 

Según los datos brindados por Molina, de la reducción de 312 homicidios a escala nacional, la mayor parte se reflejó en el departamento de San Salvador, ya que este tuvo una baja de 287 asesinatos respecto de 2007.

 

Pero, según datos arrojados por la PNC, solo durante los primeros 41 días de 2009 han sido asesinadas 510 personas, lo que equivale al 16% del total de 2008.

 

Similar porcentaje se registra en Sonsonate: 58 personas ejecutadas solo en enero, equivalente a decir que el 16.9% de todos los asesinatos en ese departamento durante 2008 ya se cometió.

 

Los niños no se quedaron atrás en las cifras oscuras y la mayor cantidad de asesinatos se situó entre los 10 y 17 años. Un total de 322 infantes fueron ejecutados en todo el país, 12 de estos eran menores de un año de edad.

 

La cifra de niños asesinados se mantiene constante por lo menos desde 2006, con un promedio de un menor ejecutado cada día. El promedio diario para 2008 es de 0.8, primera reducción en los últimos tres años.

 

Profesiones de riesgo

Algunas profesiones conllevan factores de riesgo intrínseco.

 

Así, según el informe tripartito 22 vigilantes privados fueron asesinados, además de 12 agentes policiales.

 

Sin embargo, es el sector del transporte público el que más ha sufrido el azote de la criminalidad, con un total de 69 asesinatos de motoristas y cobradores, además de 11 taxistas.

 

A noviembre del año pasado, el presidente de la República, Antonio Saca, instó a los transportistas a que no pagaran las extorsiones de las que son víctimas y que mejor denunciaran los hechos. En esos días, unos cuatro transportistas habían sido asesinados y por lo menos dos unidades calcinadas.

 

Por otra parte, y aunque no revela más detalles, el jefe de estadísticas de IML detalla que durante 2008 fueron asesinadas siete personas identificadas como testigos de crímenes.

 

Los porcentajes respecto de la forma de asesinato se mantienen constantes, ya que de los 3,179 homicidios del año pasado, el 78% (2,482) se cometió con arma de fuego, similar al 80% de 2007. Las armas blancas ocuparon el segundo lugar con 411 casos.