Cabildeo. El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, y personal directivo de dicha cartera agradecen a diputados el apoyo a las reformas.

Los impuestos, tanto de consumo como al patrimonio (ingresos y propiedades), dependen de la actividad económica. Si hay poca inversión, producción o consumo, hay menos pagos que de otra manera suponen ingresos para el Estado a través de los impuestos.
262,815
personas ya no van a pagar el ISR, según declaró Guillermo Gallegos.
250,000
personas ya no van a presentar declaración, dijo también Gallegos.
Sobre las empresas
Las reformas tributarias aprobadas en 2011 tienen implicaciones en la actividad empresarial.
Pérdidas
Las empresas que reporten pérdidas por más de tres años comenzarán a tributar el equivalente al 1% de esa pérdida reportada. El período está relacionado con la etapa más crítica de una compañía que está comenzando, ya que es muy difícil que una empresa observe ganancias en el primer año de existencia, o el segundo.
Sin aumento
Aquellas empresas que reporten ingresos no mayores a $150,000 en un año pagarán solo el 25% de Impuesto Sobre la Renta. Para el resto, el porcentaje sube a 30%. Esto aplica solo para nuevas inversiones: si se trata de una expansión, siempre están obligados al pago de 30% sobre sus ingresos.
Anticipos
Cada mes, las empresas tienen que dar al fisco un anticipo de los impuestos que liquidarán a final de año. Este se conoce como pago a cuenta y se debe hacer en efectivo. Con las reformas, este cobro pasará del 1.5% a 1.75%, aunque la intención original del Ejecutivo era elevarlo hasta 2%.

Las modificaciones a la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR) están vigentes a partir de esta semana. Entre los cambios que aprobó la Asamblea Legislativa en diciembre pasado, hay nuevos cobros para las personas asalariadas y nuevos cargos a la actividad empresarial.

El Ministerio de Hacienda (MH) espera obtener más de $150 millones en ingresos por impuestos con estas disposiciones.

La iniciativa original del Ejecutivo buscaba una recaudación de $170 millones, pero cuando los diputados discutieron la propuesta hicieron varios retoques. Esta versión es la que se comenzará a implementar.

Primera etapa

Las personas asalariadas tendrán que entregar este año su declaración de renta justo como lo han hecho antes, según explicó Eduardo Amaya, socio director de MHY Auditax. ¿Por qué? Todavía es necesario dar constancia al fisco de los ingresos y retenciones que aplicaron los patronos el año pasado, “2011 tienen que declararlo normal”, enfatizó.

Lo que cobre de renta en 2012 se declarará, como ejercicio fiscal, hasta el otro año. Pero quienes sumen un máximo de $60,000 al año en ingresos, no presentarán declaración en 2013. Eso equivale a un máximo de $5,000 mensuales.

Sobre las nuevas retenciones, el documento que ha publicado el MH en internet establece seis grupos de ingresos. El primero no tributará renta (ver ilustración) e incluye a quienes ganan un salario máximo de $503.1 al mes (sin descuentos). Las demás personas, a partir de este año, pagarán el ISR a través de un porcentaje –que va del 10% al 30%– más una cuota fija.

Hacienda simplificó el proceso con esta cuota fija y ya no se devolverá la renta en forma generalizada, pues la idea es que los cobros ahora se hagan exactos.

Amaya advirtió: “Lo importante es que (el empleado) hable con su patrono”. Si tiene más de un jefe o una fuente de ingresos adicional al salario, la retención de impuestos se hará juntando todos esos ingresos. Si la persona contribuyente no aclara esta situación, “puede suceder que le retengan de más o le retengan de menos”, insistió el analista de Auditax.

En comparación a la primera propuesta del Ejecutivo, los cobros fijos para calcular el impuesto que se pagará cada semana, quincena o mes han subido, después de que se amplió el grupo de personas a quienes no se les retendrá el ISR por parte del empleador.

En el grupo con las remuneraciones más altas, a partir del tramo V, se pueden esperar alzas en las retenciones.

A la expectativa

Amaya comentó que se están preparando nuevos formularios para las personas que deberán presentar declaración en 2013. Estos serán válidos para los cálculos que hagan los empleadores este año que inicia, tomando en cuenta las modificaciones al ISR.

De esta manera, el incremento en los ingresos tributarios que espera el Gobierno se podrán percibir hasta mediados de 2013. Este año aumentará nada más el pago anticipado de impuestos que, mes a mes, entregan las empresas. Este se llama pago a cuenta. Así, la cantidad que se recolecte al final dependerá de cómo se desempeñe la economía en esos dos años, de acuerdo con Roberto Rubio, director ejecutivo de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE).