El último. La Corte realizó el último examen de notariado en 2007 en el campus de la Universidad Centroamericana (UCA).

“Hay mucha renuencia de muchos magistrados. No logramos mayoría para aprobar siquiera un punto del reglamento.”
Lolly Claros
magistrada de la Corte Suprema
“Hago un llamado a los magistrados a que depongan sus conflictos para ponerle atención a este problema.”
Mauricio Santamaría
coordinador de UNAJUD
6
es la nota mínima para aprobar el examen de notariado, que consta de 20 preguntas.
6,500
abogados se examinaron la última vez que la CSJ realizó la prueba de notariado, en 2007, en la UCA.
El decreto que obligó al examen
La Asamblea emitió el 9 de junio de 2011 el decreto 744 que especifica a la CSJ nuevos plazos.
Reforma
Se reformó el artículo 145 de la Ley Orgánica Judicial para poder garantizar que la Corte convocaría una vez al año a los abogados para realizar el examen de notariado.
Indefinición
Los magistrados de la CSJ hacen dos lecturas del decreto: unos creen que el examen debe ser una vez año calendario y otros creen que debe hacerse antes del 9 de junio de 2012.
Convocatoria
La reforma estableció que la Corte Suprema debe convocar noventa días antes del examen a los abogados que están habilitados para someterse a la prueba.
Opciones
La Comisión de Notariado de la CSJ tiene tres opciones para realizar el examen. Una de ellas es que lo hagan primero los abogados que tuvieron mejor CUM en la universidad.

judicial

En 2007 fue la última vez que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) efectuó el examen de suficiencia para el notariado. Desde entonces los abogados se han acumulado: 14,673 están a la espera de hacer esa prueba que les habilitaría para poder dar fe de contratos, matrimonios, testamentos y otros actos extrajudiciales.

El 9 de junio de 2011, la Asamblea Legislativa emitió un decreto para obligar a la Corte a practicar el examen una vez por año. Después de ocho meses de ese decreto, los magistrados no han logrado ponerse de acuerdo sobre cuál será la metodología para hacer la prueba ni sobre una fecha tentativa.

Lolly Claros, magistrada que integra la Comisión de Notariado de la CSJ, asegura que hay magistrados que están bloqueando la realización del examen.

“Hay personas que no están dispuestas a dar su voto para que lo celebremos. Unos dicen que ya hay muchos notarios o que muchos errores cometen. ¿Qué culpa tienen los candidatos de que haya tanto notario? Si para todos da Dios”, declaró la magistrada.

Según ella, la Comisión de Notariado ha preparado al menos tres propuestas de metodología para el examen. Ninguna ha alcanzado los ocho votos necesarios en Corte Plena. El 26 de julio de 2011, según consta en acta, el magistrado Sidney Blanco intentó que los magistrados aprobaran una de las propuestas. No hubo acuerdo.

“Hay mucha renuencia de muchos magistrados. No logramos mayoría para aprobar siquiera un punto del reglamento. Alguien llegó a proponer que mejor hiciéramos un examen cada vez que muriera un notario autorizado”, ilustró Claros.

Los preparativos

El principal problema que enfrentan los magistrados es que no saben por dónde empezar. No han logrado definir a quiénes examinarían primero. Los 14,673 no caben en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), lugar donde tradicionalmente se ha realizado la prueba.

En 2007, el último año que se hizo la prueba, la CSJ utilizó todo el campus de la UCA para examinar a 6,500 abogados. Tuvo que hacerlo en dos días por falta de espacio.

“Hay quien hasta ha llegado a sugerir que lo hagamos en el estadio Cuscatlán”, dijo Claros.

La Comisión de Notariado ha evaluado al menos tres posibilidades. La primera es examinar primero a los abogados que obtuvieron mejor CUM al salir de sus universidades. La segunda, empezar por aquellos abogados que tengan apellidos con las primeras letras del abecedario o al revés.

Los magistrados también están analizando cobrar a cada notario que se someta a la prueba. La Corte gastó $40,409.54 para examinar a los 6,500 abogados en 2007. La matemática indica que, ahora que se examinaría un poco más del doble, el costo podría rondar los $100,000. Los magistrados no han sacado un cálculo definitivo.

“Como es gratis la gente no le pone interés. Es decepcionante que tenemos que llevarles hasta los lápices porque se les dice lleven lápiz número 2 y no lo llevan. Talvez si se cobra sí lo valoraran como se debe”, declaró Claros.

El examen consta de 20 preguntas. La nota mínima para aprobarlo es 6. La Corte lo califica a través de medios electrónicos.

La mitad de los abogados que están aptos para someterse a la prueba, 7,634 en total, han aplazado el examen más de alguna vez. La Corte evalúa restringir la prueba a los abogados que aplacen esta vez. “Los candidatos son los mismos que venimos chineando desde 2007. Lo que estamos pensando es que los que reprueben la puedan volver a hacer hasta dentro de dos años”, detalló Claros.

Cuestionan lentitud

La Unidad Nacional de Abogados por la Justicia y la Democracia (UNAJUD), una asociación que hace un año realizó una marcha para exigir el examen, considera que la Corte no está preparada para manejar una prueba masiva y temen que pueda convertirse “en un negocio”.

“Este es el quinto año consecutivo que la CSJ no convoca a examen de notariado. Nosotros les hicimos una propuesta, pero ellos ni la tomaron en cuenta. Querer hacer un examen para 14,000 abogados es complejo y ellos, por su conflicto interno que tienen, no consideran este tema de relevancia”, señaló el coordinador de UNAJUD, Mauricio Santamaría.

Esta asociación propuso a la Corte que sustituyera el examen por un curso de notariado. Los magistrados tampoco han alcanzado consenso sobre ese punto. UNAJUD considera que la Corte debería auxiliarse d el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) o delegar preparativos en las principales universidades.

“Hacemos un llamado a los magistrados a que depongan sus conflictos para poner atención a este problema”, dijo Santamaría.

Claros admite que hay desidia hacia el tema. Una muestra de esa inercia, según ella, es que pocos magistrados quisieron unirse a la Comisión de Notariado. Esa instancia, además de Claros, está integrada por los magistrados Sidney Blanco y Rodolfo González. Se gestionó hablar con ambos sobre el tema, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta.