Formación. Los alumnos de la Academia Nacional de Seguridad Pública reciben adiestramiento en defensa personal.

“La plantilla policial actual es de alrededor de 21,600 policías, y estamos por completar la plantilla ideal que nos hemos trazado como meta para 2014: llegar a 23,400.”
Jaime Martínez
director de la ANSP
“Vamos a hacer lo humanamente posible para racionalizar recursos y hacer gestiones con el Ministerio de Hacienda, no descarto cumplir las metas.”
David Munguía Payés
ministro de Justicia y Seguridad Pública
Requisitos básicos
La ANSP ha establecido requisitos y filtros, entre estos está no tener a ningún pariente miembro de pandillas.
Bachillerato
Los aspirantes a policías deberán tener el título de bachiller. Aprobar las pruebas de selección. No deben poseer antecedentes policiales ni penales. No haber sido destituido por motivos disciplinarios de ninguna institución pública, municipal, oficial, autónoma o privada.
Sin tatuajes
No tener tatuajes. No tener cicatrices grandes y visibles que favorezcan la identificación personal. No deberán tener coronas en las piezas dentales frontales.
Seis pruebas
Las pruebas que deberán aprobar son: cultural, psicotécnica, médica, física, una entrevista, y la investigación de la Unidad de Verificación de Antecedentes. Cada prueba es excluyente, es decir, que el aspirante debe aprobar todos los exámenes para ingresar a la academia.
$1,200
Inversión mensual que realiza la ANSP por cada alumno en formación.

El saldo para la formación de los nuevos agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) se encuentra en números rojos: el presupuesto de $11 millones asignado a la ANSP en 2012 no será suficiente para que ingresen más promociones este año.

El director de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP), Jaime Martínez, dijo que no tienen dinero para comprar los uniformes, alimentos y el pago de remuneración a los jóvenes que iniciarán la formación policial y quienes, en teoría, deberían ser parte de las promociones que ingresen en junio y septiembre de este año, destinadas a graduarse en mayo y agosto de 2013.

“Cuando nos pusieron el techo presupuestario de los $11 millones para este año, solamente comprendía una promoción de 400 alumnos, que es la promoción 107, que entró en enero y se graduará en diciembre en este año, pero para las otras que entrarían este año y se graduarían el próximo ya no nos alcanza el dinero”, dijo Martínez.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, David Munguía Payés, confirmó la carencia de fondos. “Obviamente el Gobierno ha dicho que hay algunos problemas de carácter fiscal, que nos impide cumplir con todas las metas y objetivos que deberíamos estar cumpliendo en este momento. Nos hemos estado reuniendo con el ministro de Hacienda y esperamos que en algún momento nos resuelva estos problemas que estamos afrontando”, afirmó.

Este no es el primer año que esa institución se ve en aprietos económicos para sufragar la formación de los futuros policías, de acuerdo con Martínez. En 2012, a diferencia de otros años, continuó el director, es “muy probable” que Hacienda no otorgue el refuerzo presupuestario requerido.

Para Martínez, la situación que vive la academia es parecida a lo que sucede en las finanzas domésticas: con el salario mensual se paga colegios, viviendas, pero para complementar los costos de la alimentación y el vestuario se auxilia de las remesas de familiares. Este año, dice, posiblemente no llegan.

El refuerzo millonario

De acuerdo con el funcionario, para la formación de los nuevos policías es necesario una inversión de $3 millones. “Le hemos presentado el informe al ministro de Justicia primero y luego al ministro de Hacienda. Estamos en una negociación con él (ministro de Hacienda) son aproximadamente $3 millones para este año”, señaló Martínez.

La formación de los aspirantes policiales tiene un costo para el Estado de $1,200 al mes, según el cálculo realizado por la Academia Nacional de Seguridad Pública.

Cada alumno recibe, además de la preparación policial, el uniforme, las botas, la alimentación y el pago de $91.43, cada mes, en calidad de beca estudiantil.

Después de 11 meses de formación, el Estado ha invertido un aproximado de $13,000 por cada agente graduado de la PNC.

La promoción 108

Según Martínez, los 500 aspirantes a policías que conformarán la promoción 108, que debería empezar en junio, ya fueron seleccionados. Aprobaron exámenes físicos y académicos; pasaron las pruebas psicotécnica y médica, una entrevista, y un requisito de investigación que realiza el personal de la Unidad de Verificación de Antecedentes.

Esa unidad se encarga de verificar que los aspirantes a policías no tengan algún parentesco o relación de amistad con pandilleros o con personas vinculadas a ilícitos.

“El presupuesto de este año ya tiene destino, ya tiene gasto fijo y por eso si nosotros metiéramos a los alumnos, lo haríamos irresponsablemente porque no tenemos los uniformes, no tenemos las botas suficientes, la munición, el equipamiento no lo tenemos”, dijo Martínez recientemente.

La academia también tiene listos a 300 jóvenes que conformarán la 109 y que deberían ingresar en septiembre próximo.

Actualmente, la plantilla policial suma alrededor de 21,600 miembros. Según Martínez, el plan estratégico de la academia plantea como meta aumentarla a 23,400 policías para 2014.

“Lastimosamente la mala noticia es que, como ya ustedes sabrán, en todo el sector público hay crisis financiera, hay crisis de flujo, de efectivo, y ya para junio deberíamos de estar ingresando a la promoción 108. Son 500 alumnos que tenemos ya listos, pero no pueden ingresar porque el presupuesto de este año no nos alcanza”, reiteró.

Para reforzar PNC

El 11 de junio de 2009, el presidente Mauricio Funes, visitó el cuartel central policial por primera vez en su calidad de mandatario. La PNC era entonces una institución con unos 18,000 miembros operativos de la corporación.

En su discurso de traspaso de mando de la dirección policial al comisionado Carlos Ascencio, Funes anunció el aumento de la plantilla policial en 1,300 elementos que permitirían reforzar la presencia disuasiva de la PNC en los 25 municipios identificados por las autoridades como los más violentos. Esa sería la cantidad promedio anual para llegar a la cifra de policías necesarios en el país.

En la página web de la ANSP se anuncia la convocatoria 121 destinada a jóvenes que quieran estudiar para convertirse en agentes policiales. Después de la promoción 112, el número de alumnos se reducirá drásticamente a 250 agentes graduados cada año, porque se supone que ya se habrá logrado la meta trazada.

Martínez habla de la posibilidad de ejecutar un plan B: disponer del dinero que no fue utilizado para el pago de salarios de empleados que renunciaron y plazas de empleados que no fueron contratados para la formación de al menos la mitad de los alumnos previstos.

“Vamos a hacer lo humanamente posible para racionalizar recursos y hacer gestiones con el Ministerio de Hacienda, no descarto cumplir las metas”, dijo a su vez Munguía Payés.

El Órgano Ejecutivo lanzó el mes pasado un plan de austeridad gubernamental que congela plazas, prohíbe fiestas con fondos públicos y limita los gastos que pueden hacerse en las oficinas gubernamentales.