Con militares. Luego de la riña entre internos y custodios, que causó cuatro reos lesionados, las autoridades decidieron reforzar con militares el penal de Izalco.

4
internos resultaron lesionados en la trifulca.
3
guardias son los que están bajo investigación.

La Fiscalía General de la República (FGR) confirmó ayer que procesará penalmente a tres vigilantes del centro penal de Izalco, en el departamento de Sonsonate, acusados de ser los responsables de lesionar a cuatro reos durante una trifulca que se suscitó dentro de uno de los resguardos.

El jefe de la FGR de Sonsonate, Herberth Herrera, dijo ayer que en las próximas horas presentarán la acusación por el delito de lesiones contra los custodios.

Según Herrera, a los guardias se les acusa de haber herido, el miércoles pasado, a los internos Francisco Javier Díaz, Víctor Manuel Corado, Élmer Alexander Cruz y Carlos Mauricio González, luego de que disparan balas de goma para disolver la riña.

El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública emitió ayer un comunicado donde dice que investigará el accionar de los custodios para determinar si “está apegado al marco legal y a los protocolos de intervención o si existió un mal procedimiento”.

El director de Centros Penales, Nelson Rauda, explicó que la acusación contra los guardias del penal se dio porque violaron los procedimientos establecidos por la Dirección de Centros Penales.

“Nuestro accionar debe estar apegado a los estándares tanto legales como los protocolos que hemos establecido para el tipo de situación que tuvimos en el centro penal de Izalco”, expresó Rauda.

Las autoridades no quisieron revelar la identidad de los custodios que serán procesados.

De acuerdo con el informe policial, el intento de amotinamiento ocurrió el miércoles anterior a las 5 de la mañana, cuando un grupo de miembros de la seguridad se disponía a realizar una revisión sorpresa en el sector 1 de ese centro penitenciario.

De acuerdo con la autoridaf policial, luego de la requisa a uno de los reos le encontraron un objeto ilegal, por lo que el resto de internos intentó agredir a uno de los vigilantes.

El informe consigna que el resto de custodios disparó contra las paredes y el suelo del recinto. Rauda manifestó ayer que se trató de balas de goma. Sin embargo, autoridades del Hospital Jorge Mazzini de Sonsonate confirmaron que las heridas fueron provocadas por balas. De acuerdo con los médicos, hubo necesidad de operar a uno de los heridos. 

La fiscalía dijo que espera que el Juzgado de Paz de Izalco determine la fecha de la audiencia inicial en contra de los custodios.