Adam Blackwell, secretario de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos (OEA), dijo sentirse "satisfecho de los esfuerzos (que las autoridades de Seguridad hacen) para la destrucción de armas decomisadas al crimen organizado".

Las declaraciones del representante fueron brindadas en el marco del procedimiento de inutilización de 828 armas que habían sido puestas a orden de los jueces (297 registradas y 531 no registradas) y la destrucción de 210 mil 659 municiones (208 mil abandonadas por las empresas importadoras y 2 mil 659 a orden de los jueces).

Entre las armas se encontraban las entregadas por pandilleros el pasado julio, como símbolo de un prometido desarme parcial. En esa ocasión, asistió el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que se encontraba en el país, conociendo del proceso de tregua entre las principales pandillas del país.

"Esta destrucción de armas cuenta con nuestro respaldo y contribuye a disminuir la violencia en el país", dijo en su intervención el secretario de Seguridad Multidimensional.

Por su parte, las autoridades de Seguridad salvadoreñas hicieron un llamado a las personas que tengan armas de forma ilegal a que las entreguen y pasen a la fase de destrucción.

Desde ayer, Blackwell está asistiendo a reuniones y eventos relacionados con el proceso de tregua pandilleril que se lleva a cabo en El Salvador, así como la reducción de homicidios en el país.

El secretario también estará en la primera reunión del Comité Técnico de Coordinación en apoyo al proceso de paz, en la que participarán negociadores, representantes de la sociedad civil y miembros de la Comisión Humanitaria.