El proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo y aprobado por el Congreso Nacional, en el que se separa el aumento al salario mínimo del ajuste autómatico que éste genera a los maestros y otros empleados públicos respaldados por estatutos, tuvo ayer reacciones amenazantes.

El decreto establece que el Ejecutivo tendrá un plazo de 90 días para aprobar el aumento a los empleados que se rigen bajo estatutos.

Previa negociación con las organizaciones gremiales, se fijará el ajuste al sueldo base de los servidores públicos regulados por leyes especiales o estatutos profesionales de acuerdo con la política salarial general del Estado, sin que esto incremente los beneficios colaterales.

El presidente Porfirio Lobo tenía previsto anunciar anoche en cadena nacional el nuevo aumento pero no reveló la esperada y anunciada cifra. Su discurso fue escueto e intentó ser conciliador.

El breve discurso de Lobo no cambió en nada la postura de los gremios, sobre todo la dirigencia magisterial quien anunció paros indefinidos y protestas en las calles en todo el país.

Pero también ha generado reacciones favorables en la Cámara Legislativa y en Finanzas, que ven necesario dividir la aplicación de esas medidas por la situación financiera que atraviesa el país, pues sería impagable.

Medidas de presión

Las protestas de los miembros de centrales obreras, sindicatos, magisterio y empleados de varias instituciones del Estado se dieron desde tempranas horas ayer en la capital. Los agremiados no aceptan quedarse fuera del aumento al salario mínimo. Con caminatas pacíficas y plantones frente al Congreso Nacional protestaron en contra de la desindexación.

La dirigencia ayer tuvo reuniones y hoy amenazan con una masiva movilización en la capital que empezará desde la Universidad Pedagógica.

“Vamos a conocer las posiciones de los maestros en diferentes partes del país. Estamos planificando organizadamente acciones por regiones. En Francisco Morazán, la región centro, sur y oriente que abarca Comayagua, Choluteca, Valle, El Paraíso, y Olancho, los compañeros están convocados a partir las ocho de la mañana de este viernes frente a las instalaciones de la Universidad Francisco Morazán, UPN, para comenzar las movilizaciones”, dijo el presidente del Colegio de Pedagogos, Joel Almendárez.

“Llamamos a la movilización a todos los docentes del país, que vengan a defender el Estatuto del Docente”, dijo el presidente del Colegio de Profesores de Educación Media de Honduras, Copemh, Jaime Rodríguez.

Lobo llama a dialogar

La ley que fue aprobada en el Legislativo por 79 de los 128 diputados se debe a que el Estado no tiene capacidad para pagar el mismo porcentaje de aumento a los docentes que se decretó para todos los empleados en general.

El presidente Lobo ha dicho que no se puede permitir que resulten afectados los empleados en general por los que están organizados y puedan protestar.

“Hay 500,000 hondureños que no tienen quién los proteja porque no están afiliados a sindicatos y no tienen quien los defienda. Pero los que están bajo los estatutos profesionales o en contratos colectivos, tienen sus organizaciones que los defienden y no necesitan de ninguna manera que el Estado los tome igual que a aquellos que no”.

Argumentó su petición al Legislativo porque el aumento automático a esos empleados amparados en conquistas generaría una carga adicional en la masa salarial en el sector público que no se puede pagar.

El Presidente reiteró su disposición al diálogo con los diferentes representantes gremiales.

“A mí me duele ver que los niños no están recibiendo clases y los padres de familia deben estar sumamente preocupados y yo les pediría a ellos que se defiendan porque es totalmente injusto que los niños y jóvenes más pobres de Honduras, que son los que asisten a las escuelas y colegios públicos, no tengan acceso a una educación de calidad”, expresó.

Respecto a que los maestros señalan que con el decreto se viola el Estatuto del Docente, el mandatario les recordó que no pueden hablar de violaciones cuando ellos, con no dar clases, están violando el “Pacto por la Educación” que se firmó hace unos meses y castigando a los niños pobres del país.

Negociación directa

El ministro de Educación, Alejandro Ventura, expresó que los maestros tienen la oportunidad de contribuir con el país y señaló que las negociaciones sobre aumentos de maestros se ha tratado directamente.

“Las negociaciones salariales del magisterio se han hecho directamente con el Poder Ejecutivo. Yo sé que los dirigentes magisteriales van a actuar inteligentemente y no van a llevar al fracaso al magisterio motivando a abandonar las aulas de clases porque eso sería condenable.

Miriam Ochoa, subgerente de Recursos Humanos Docentes, manifestó que a los maestros que no se presenten a trabajar se les deducirá el salario. “A través de las Direcciones Departamentales y Distritales se llevan a cabo los procedimientos administrativos que es donde se aplican las audiencias de descargo y a nosotros sólo nos toca cumplir con lo que mandan estas Direcciones o lo que decida la Secretaría de Educación”, comentó Ochoa.

No han quedado fuera

El ministro de Trabajo, Felícito Ávila, aclaró que a los docentes no se les ha excluido de un incremento al salario, aunque no será conforme al salario mínimo. Expresó que esta medida del salario indexado traería consecuencias férreas a las finanzas públicas.

“Está abierta a posibilidad de establecer qué puede suceder en los aumentos de trabajadores que quieren un régimen especial”, dijo.

Catalogó el decreto como una medida apropiada para decretar el incremento al resto de empleados. “Creo que éste es un paso importante que ha tomado el Congreso, para que el Ejecutivo tome la decisión que se venía manejando con la incomodidad para resolver el problema del salario mínimo.

“Lo que hoy será un ajuste corresponde a 2010 y en diciembre el Ministerio convocará a las partes para empezar el diálogo tripartito para 2011”.

Pánico financiero

El gobierno de Porfirio Lobo Sosa cayó en un pánico financiero al contabilizar los montos que implicaba para las arcas del Estado indexar el aumento del salario mínimo al sueldo y colaterales que ganan más de 62,000 maestros en todo el país.

A partir de cifras de la Secretaría de Finanzas, la indexación para el período 2010 implicaba un costo de L 1,324 millones adicionales al presupuesto de este año que, por razones de crisis en las recaudaciones, al Gobierno le resultaba imposible pagar. Un estudio de impacto financiero que la Secretaría de Finanzas remitió al Congreso Nacional establece que la masa salarial del Gobierno de 2010 es de L 32,235 millones, lo que equivale al 73.2 % de los ingresos tributarios y el 11.1% del Producto Interno Bruto.

En 2009, el Gobierno gastó en pago de sueldos y salarios a la burocracia, incluyendo al personal docente, la cantidad de L 29,938 millones, con una variación absoluta de L 5,427 millones respecto a 2008 y esto debido al aumento que por la vía del salario mínimo decretó el ex presidente Manuel Zelaya Rosales, en que elevó la base a L 5,500 lempiras.

“¿Que me digan de dónde sacamos dinero?”: Chong Wong

El ministro de Finanzas, Willian Chong Wong, llamó a la reflexión al gremio magisterial para que acepten lo decretado, pues el país requiere de un sacrificio.

“El decreto es por un año, hay que tomar en consideración las finanzas públicas del país. Nosotros no podemos pagar, no hay dinero. Es igual cuando en la casa de uno los hijos le empiezan a exigir y no se les puede cumplir y hasta los cambiamos de colegios. En el mismo sentido debemos aplicarlo a las finanzas públicas. ¿De dónde provienen los sueldos?, vienen del pago de impuestos y éstos no ajustan para pagar los sueldos”, señaló.

Chong dijo que todo el dinero que ingresa no se puede destinar al pago de salarios porque hay otras áreas, como la salud, que requieren dinero.

“Yo quisiera llamar a los maestros a reflexión y a dialogar de que es necesario que todos nos sacrifiquemos.

En otros países todo el mundo lo hace. En España decretaron una rebaja para el sueldo de todos los funcionarios públicos, eso acá no se ha hecho. Se ha dejado igual, en ese caso tenemos que entrar en razón, no se le está disminuyendo a nadie el salario. En otros países nos reclaman y nos dicen que cómo es posible que pidamos ayuda si los funcionarios y los empleados públicos no se sacrifican”, expresó Chong Won.

Dijo que aunque el Estatuto del Docente contemple un ajuste determinado, si el Gobierno no tiene capacidad de pagar.

“El Estatuto puede contemplar todo, pero si no hay capacidad económica, de dónde. ¿Qué me digan ellos de dónde vamos a sacar?’, dijo el ministro.

Agregó que no puede informar aún cómo sería el proceso de aumento a los docentes porque recién ayer llegó al país, pero no significa que se quedarán sin ese beneficio.

Pepe deja en vilo aumento al salario mínimo

San Pedro Sula. Se esperaba que el presidente Porfirio Lobo Sosa anunciara anoche el ajuste al salario mínimo para el 2010, una medida que está retrasada desde hace más de 10 meses y que el mismo mandatario ha señalado que será retroactiva, aunque no ha especificado desde cuando.

Sin embargo, anoche en cadena nacional, el mandatario no anunció ningún porcentaje y parece nuevamente darle más largas al asunto, a pesar que tanto trabajadores como empresarios le han pedido definir la medida. “Hemos tomado la determinación, de separar lo que es propiamente el salario mínimo de cualquier otro acuerdo o contrato colectivo, para poder resolver sin más dilatorias lo de este justo y necesario aumento que se ha retrasado por mas de seis meses”, dijo sin anunciar cifras.

Según el mensaje el aumento salarial mínimo “es un acto de plena justicia que alcanza a 900,000 hondureños que reciben el salario base y quienes no tienen ni voz ni representación y no están protegidos por ningún contrato colectivo, ni amparados por un estatuto”. Sin embargo, esos trabajadores se quedaron esperando para conocer el ajuste, que se especulaba iba a ser del 6 por ciento.

Lobo dijo a los sectores organizados que “no hay razon para preocuparse, ellos tienen acceso y capacidad de negociación con el gobierno y están permanentemente invitados sus dirigentes a sentarnos para discutir los temas salariales. El Congreso se ha pronunciado por un plazo de tres meses para que llevemos a cabo estas negociaciones, por lo que no hay tiempo que perder. Las puertas están abiertas, como siempre lo han estado, para escuchar sus planteamientos. Deseo aprovechar este momento para brindar un reconocimiento a los miembros del Congreso Nacional por su brillante participación en este tema que ha requerido del diálogo, concertación y la mejor de las voluntades y solidaridad con el pueblo hondureno”.

El Congreso Nacional dio en la noche del miércoles al mandatario, tres días para tomar la decisión, previo a que dentro de dos meses nuevamente se inicie un nuevo proceso entre las partes.

El salario mínimo en Panamá llega a 450 dólares, en Costa Rica de 325, en Honduras de 306.4 en El Salvador de 207.68, en Guatemala de 205.09 y en Nicaragua 115.40 dólares.

El desacuerdo entre obreros y empresarios obligó al presidente a tener que determinar el incremento, cosa que aún no sucede. La clase obrera ha venido demandando un incremento de 15 por ciento sobre la base actual, mientras que los representantes de la empresa privada sostienen que no existen condiciones económicas para aumentar el salario en el país.