Arlene, una tormenta tropical que se fortalece y es la primera de la temporada de huracanes en el Atlántico, amenaza con provocar inundaciones y deslaves en la costa central de México mientras se prepara para tocar tierra el jueves a primera hora.

No había posibilidad de que la tormenta se pudiera convertir en un débil huracán antes de tocar tierra al norte de la ciudad costera de Tuxpan, en el estado de Veracruz, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NOAA).

Autoridades en los estados de Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí se preparan para posibles inundaciones a medida que comenzaba a caer la lluvia a lo largo de la costa el miércoles.

Las autoridades esperan que caigan 150 milímetros de lluvia (6 pulgada) en el estado de Veracruz.

Los meteorólogos informaron que en el extremo sur de Texas también podría llover.

La madrugada del jueves, la tormenta fue ubicada por los meteorólogos a 80 kilómetros (50 millas) al este-noreste de Tuxpan y con vientos máximos sostenidos de 95 kph (60 mph). Se mueve hacia el oeste a unos 15 kph (9 mph).

La mayor amenaza para México viene de las fuertes lluvias que podrían causar rápidas inundaciones y deslaves en 13 estados, informó el gobierno.

Si las fuertes lluvias golpean al estado de Tamaulipas, caerían sobre suelo seco debido a las más severas sequías en el área en 50 años. Todavía existen daños sin reparar ocasionados por el huracán Alex, que golpeó la zona como categoría dos el año pasado.