“La falta de convivencia, intolerancia, no son una respuesta normal en una sociedad y por eso debe atenderse no solo en el Hospital Siquiátrico.”
José Ruales
delegado de OPS
Apuesta por la Salud Mental
A continuación se detallan las proyecciones del Ministerio de Salud.
Nuevo enfoque
Salud afirma de que antes los casos de salud mental estaban centralizados en el Hospital Siquiátrico. Desde este año, se trabaja con el tema desde cuatro Unidades de Salud Mental puestas a disposición a la población en los Hospitales San Rafael, San Bartolo, Santa Ana y Sonsonate. Salud proyecta abrir otras seis más.

social

El Ministerio de Salud (MINSAL) respaldado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) apuesta por el tratamiento de la salud mental en la población, para reducir los problemas de violencia que ocurren en El Salvador.

Según José Ruales, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en el país, la mayor parte de las atenciones en salud mental se tratan de relaciones de convivencia.

Ruales dice que factores como la depresión, la respuesta ante las condiciones sociales, la intolerancia y el estrés podrían evitarse con una atención adecuada.

Además también mencionó: “La violencia de género, sexual y violencia en general. Debe haber un enfoque integral antes de que se expongan a situaciones de riesgo. La falta de convivencia, intolerancia, no son una respuesta normal en una sociedad y por eso debe atenderse no solo en el Hospital Siquiátrico”.

El Salvador ha sobrepasado los índices de violencia establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para decretar una epidemia de homicidios –10 asesinatos por 100,000 habitantes–.

El mes pasado, la ONU afirmó que con datos de 2004 a 2009, el país posee una tasa de 62 homicidios por 100,000 habitantes.

Desde hace algunos años se observan ataques armados de personas por disputas de parqueos o por disparos de vigilantes molestos a clientes. Esos son síntomas de intolerancia, afirmó el representante de OPS.

La ministra de Salud María Isabel Rodríguez avala esa teoría y se comprometió a trabajar en el eje de salud mental. Ayer realizó el lanzamiento oficial de la Política Nacional de Salud Mental que ejecutará desde las unidades de salud y los Programas de Salud Comunitaria que promueve la reforma del ministerio.

Las proyecciones son que los profesionales de la salud puedan identificar los síntomas de una actitud violenta, para comenzar con el tratamiento adecuado y evitar problemas de violencia mayores, afirmó Rodríguez.

Carlos Escalante, coordinador del Programa Nacional de Salud Mental afirma que con la nueva política se atenderán aspectos sicológicos fundamentales de las personas en un tema que durante años ha estado olvidado en el país y que ha sido estigmatizado y reducido a casos relacionados con problemas mentales.

Durante años apenas se ha invertido un 2% en el primer nivel para la salud mental y 96% ha sido destinado al Hospital Siquiátrico.

“No nos ponemos a pensar que los trastornos mentales solo suman el 1% de las atenciones por esquizofrenia y el 21% por el trastorno bipolar. Eso es poco en comparación al alcoholismo y drogadicción que suman el 30% de las atenciones en el Hospital Siquiátrico”, recalcó Escalante.

En cuatro hospitales del país ya existen unidades de salud mental. Para el otro año, el ministerio quiere abrir otras seis unidades en el mismo número de hospitales. Las proyecciones son atender a la población que lo requiera, inmediatamente consulte por alguna enfermedad física.

En el Hospital de San Bartolo este proyecto fue implementado desde septiembre del año pasado. Hasta septiembre de 2011, un total de 1,200 personas han solicitado atención sicológica.

La ministra de Salud reconoció que está buscando la ayuda de cooperantes para ejecutar la política. Sin embargo, afirmó que el respaldo de OPS y de otras instituciones del Estado le permitirán ejecutarlo a mediano plazo.

El coordinador del Programa Nacional de Salud Mental asegura que en la primera fase de la política se necesitan $300,000 para la contratación del personal de salud y abrir los espacios físicos en los seis hospitales públicos.

La política oficializada ayer establece que se trabajará en el enfoque de género, enfoque de derecho y la participación social.

También Salud pretende abordar los temas de la problemática de las familias y valores fundamentales a los aspectos de las personas que requieran los servicios de salud mental.

Por ello, las autoridades han invitado a los diversos sectores de la sociedad a participar en la ejecución de la política, para promover un cambio en la sociedad.