El presidente del partido Unificación Democrática (UD) y candidato presidencial, César Ham; y el secretario de la Comisión Permanente Contingencial (COPECO) de Honduras, Marcos Burgos, arribaron este día al aeropuerto de Comalapa, en El Salvador, para realizar una conexión que los llevará hacia Nicaragua.

Ambos dirigentes huyeron de su país tras ser perseguidos por militares golpistas. Estos últimos giraron una orden de captura para Ham y Burgos luego de que apoyaran la consulta popular impulsada por el presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

Al estar en suelo salvadoreño, los exiliados agradecieron el apoyo que les ha brindado el FMLN y el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, para soportar la persecución en contra de ellos.

Según las declaraciones que dieron el candidato presidencial y  el secreatario de COPECO a La Prensa Gráfica, la situación que se vive en Honduras es un golpe de Estado “en toda su dimensión”. Además, aseguraron que los medios de comunicación fueron cerrados, y en algunos lugares del país han cortado el suministro de agua.

Ante las circunstancias que describieron, los dirigentes pidieron al pueblo hondureño que saliera a las calles a protestar pacíficamente. También pidieron a los demás países del área que suspendieran los flujos comerciales con el gobierno de Micheletti, que jurament;ó el Consejo Nacional de Honduras.