El canciller del gobierno de facto de Honduras, Enrique Ortez Colindres, dio una muestra de su lucidez diplomática, cuando fue consultado en un popular programa de televisión de su país.

Ortez dijo que no le dará importancia a las posiciones de la OEA y a "los otros grupitos que andan por ahí". Además le pidió al jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que "vuelva a sus zapatos".

 

Del presidete de los Estados Unidos, Barack Obama, Ortez dijo que "ese negrito que no sabe nada de nada".

Aseguró que no iba a hablar de El Salvador "porque no vale la pena hablar de un país tan chiquito, en el que no se puede jugar al fútbol porque la pelota se cae a otro país".  Estas declaraciones, recogidas por el periódico argentino El Clarínl, se dan justo a las puertas del debut de El Salvador en la Copa de Oro 2009, que hoy se celebrará en Los Ángeles. El Salvador jugará ante Costa Rica, un rival que ha sido difícil de vencer en el campo de juego por la escuadra azul.