¿El FMLN lo haría distinto en la parte económica?
Posiblemente. Hemos sido impulsores de un planteamiento crítico por la no circulación de la moneda nacional. Mantener el dólar es quitarnos la posibilidad de encontrar el camino al desarrollo. No es cuestión nostálgica, lo necesitamos para tener política monetaria. Procuraríamos, en caso de estar en el Gobierno, que esta medida se implementara, pero no con un madrugonazo, como fue en 2001.
¿Cómo evalúa al Gobierno?
Lo que puedo decir después de 18 meses del Gobierno es que el mayor logro es su inversión social. El Gobierno está ayudando a los más pobres de este país a paliar el hambre, a soportar las condiciones críticas y difíciles que soportan las personas de escasos recursos. Lo vemos como una política distinta, porque ARENA mantuvo una política demagógica.
¿Debió estar el FMLN en el Gabinete Económico?
Prefiero públicamente no meterme a opinar si fue correcto o no fue correcto que el presidente de la República... él tomó sus decisiones y yo trato de respetar. Él tomó sus decisiones. Nosotros tratamos de acompañar en la mayoría de casos, pero ahí donde no se pueda mantener la misma posición, vamos a diferenciarnos. Ese es el caso del gas, ahí sentamos posición distinta desde hace ratos.

nacional

Lo mejor del gobierno de Mauricio Funes, a juicio de Medardo González, el secretario general del FMLN –el partido que llevó a Funes al poder–, es la inversión que ha realizado en el área social. Programas como el de Apoyo Temporal al Ingreso (PATI) o comunidades solidarias, a juicio de González, han ayudado a “paliar el hambre y soportar las situaciones críticas y difíciles” de los sectores más pobres del país, con un enfoque distinto a la de los gobiernos de ARENA, los cuales tuvieron, según el líder político, una visión “demagógica”.

Aunque asegura que estas políticas sociales de la administración Funes son “naturales”, mantiene críticas contra la postura económica, en general.

“Quiero ser franco y claro: este Gobierno, en cuanto a lo económico, sigue sosteniendo las políticas macroeconómicas que los gobiernos anteriores han mantenido”, sostiene.

González considera que las políticas neoliberales no han sido modificadas en el Gobierno. Sin embargo, aclara que no tiene el ánimo de criticar al Gobierno.

“No estoy criticando. No quiero meterme a criticar. Lo que estoy diciendo es, simplemente, lo que miro como un observador desde afuera del Gobierno. Las políticas económicas que mantiene este Gobierno son las mismas que mantuvieron los gobiernos anteriores”, explicó González durante el Conversatorio con Editores de LA PRENSA GRÁFICA.

Una de las políticas económicas con las que no concuerda González es con el proyecto del Gobierno de la eliminación del subsidio generalizado al gas propano.

“A estas alturas, afectar a la gente más pobre de este país, después de tantos años que se ha mantenido un subsidio al gas propano, al gas licuado, quitárselo a mucha población que lo necesita, nos parece una medida bastante radical”, apunta.

De hecho, como muestra de esta divergencia con el Ejecutivo es que el FMLN propuso en la Asamblea Legislativa ampliar a la cantidad de la población que recibirá la totalidad del subsidio.

El Gobierno tiene planificado mantener el subsidio en su totalidad a aquellas personas que consumen menos de 100 kilovatios por hora (kw/h) y el 50% a los que consumen hasta 200 kw/h. “Nosotros planteamos que debe dárseles el subsidio a aquellos que consumen hasta 300 kw/h. Eso incorpora, según nuestro juicio, a un círculo mayor”, dice.

González considera como “correcto” que se haya atrasado de enero a febrero la entrada en funcionamiento de la focalización del subsidio, debido a las dificultades que ha encontrado el mecanismo para hacerse efectivo (coordinar la entrega de dinero en la banca e instituciones financieras, entre otras cosas).

“Los que deben pagar el gas son aquellos que consumen más de 300 kw/h. Estas deberían ser las personas que deberían pagar el precio de mercado del gas licuado”, sentencia.

El Ministerio de Economía ha dicho que el 65% de la población consume 99 kw/h o menos y que al focalizar en ellos el subsidio el Estado se ahorrará este año unos $60 millones, de $154 millones proyectados, es decir, 38.9% de que tiene previsto gastar.

Sin embargo, los consumidores hasta 300 kw/h son la clase media salvadoreña, un nicho histórico del voto del FMLN.

—¿Electoralmente los puede afectar una medida como esta, de la focalización del subsidio?

—Por supuesto. Estamos convencidos de que todas aquellas medidas que satisfagan a la población van a ser bien vistas. Nuestro partido, siendo parte importante de este Gobierno, va a salir beneficiado. Aquellas medidas que afecten a la población, y principalmente a la población de escasos recursos económicos y a la clase media de este país, por supuesto que va a traer efectos adversos al FMLN.

González sostiene que, luego de este análisis, es que el Frente le planteó al Gobierno no ejecutar la medida sin antes profundizar en los efectos. La focalización al gas es, reconoce, uno de los puntos donde no pueden acompañar al presidente Funes.

Pero el líder del Frente plantea más puntos económicos que le preocupan: la falta de definición de un camino al desarrollo, el endeudamiento, el crecimiento de 0.7%, la recaudación fiscal, la falta de inversión en el país y la baja productividad agrícola.

González asegura que El Salvador tiene una de las recaudaciones fiscales más bajas de Centroamérica.

“Sigue siendo necesario un pacto fiscal”, sostiene. Pero, además, no solo es cuestión de cobrar impuestos, sino también de elevar la productividad, señala.

“Una forma de elevar los ingresos del Estado es elevar la productividad”, analiza.

En cuanto al cultivo de granos básicos, González, al ser consultado si el límite constitucional a la propiedad de la tierra no es impedimento para cultivos intensivos, asegura que no es necesario modificarlo: “Hay suficientes tierras en manos de campesinos”. Lo que falta, dice, es apoyo desde el Gobierno.