El presidente de la República, Mauricio Funes, fue el encargado de oficializar esta mañana la Política Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN), que tiene como propósito garantizar la buena alimentación en la mayoría de hogares.

Con esta nueva política se pretende asegurar a más de 325 mil familias el acercamiento de servicios básicos, orientación sobre alimentación sana e incentivarlos a cultivar sus propios alimentos. Esto, conforme al concepto de seguridad alimentaria que dicta la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés).

Para Funes, el país requiere de impulsar la siembra de granos básicos de mejor calidad, brindar mayor atención a la alimentación de los niños en diversos centros escolares y acercar servicios básicos a los municipios que no los poseen.

Retomando su discurso brindado en la Cumbre de la Américas la semana anterior, el presidente recordó que durante su mandato espera erradicar el alza de la importación de granos como frijol y arroz; además de impulsar la inversión en el agro del país por parte de diversos sectores y ayudar para la obtención de créditos a algunos campesinos.

Pedro Pablo Peña, representante de la FAO aseguró que para la creación de la Política en El Salvador se integró a los sectores involucrados en alimentación y protección del medio ambiente.

Algunos de los autores como el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria (CENTA) brindarán semilla de frijol mejorada con hierro y Zinc para contribuir a la producción de granos fortificados que beneficien a la alimentación de las familias más necesitadas.

El Ministerio de Educación, por su parte, ha implementado la siembra de huertos y las tiendas saludables que venderán alimentos nutritivos a los estudiantes, y en conjunto con la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) brindarán agua embasada a los estudiantes.

En próximos días, se espera que el Ejecutivo y Asamblea Legislativa se reúnan y formen una Ley que ayude para el cumplimento de la erradicación de la desnutrición y pobreza de algunos municipios de El Salvador.

Al acto asistieron alcaldes, autoridades del Ministerio de Salud, diputados de Asamblea Legislativa y otros invitados especiales, entre ellos miembros de organizaciones sociales nacionales e internacionales que ayudaron a crear la política que ayudará a eliminar la desnutrición de los salvadoreños.