Los arrestos. La PNC realizó una treintena de allanamientos en viviendas ubicadas en Apopa y Nejapa para capturar a presuntos pandilleros vinculados a extorsiones.


La Policía Nacional Civil (PNC) detuvo a 35 presuntos pandilleros que se dedicaban, según las investigaciones, a extorsionar a comerciantes y transportistas de la zona norte de San Salvador.

Las capturas fueron realizadas durante un operativo en el que participaron 270 policías de diferentes unidades élites de la corporación, en colonias y lotificaciones ubicadas en los cantones El Salitre, Suchinango, Suchinanguito y El Conacaste de los municipios de Nejapa y Apopa.

“Este caso trata de una minuciosa investigación que se ha desarrollado desde comienzos del año y hay suficientes elementos que los hacen partícipes de múltiples hechos y por los cuales serán remitidos ante un Tribunal Especializado en las próximas horas”, dijo el jefe de la Fiscalía de Apopa, Froilán Coto.

El fiscal detalló que las investigaciones señalan a los detenidos como miembros de una estructura que desde el año anterior se dedicaba a cobrar una cantidad de dinero a lugareños de Apopa y Nejapa, a cambio de no provocarles daños a ellos o a sus familias.

“A todos los imputados se les atribuirá el delito de agrupaciones ilícitas, mientras otra buena cantidad de estos individuos enfrentará un segundo ilícito como es el de extorsión”, advirtió Coto.

Las investigaciones policiales revelan una posible vinculación de los presuntos pandilleros detenidos con Antonio Ángel Turcios.

Ángel Turcios es considerado por las autoridades policiales como uno de los cabecillas de una pandilla que en diciembre de 2008, junto a otros 12 pandilleros más, se escaparon de una bartolina del Centro Judicial Isidro Menéndez, de la capital, antes de que las autoridades le dieron lectura a una sentencia judicial.

Tras ser localizado meses después en Nicaragua, Turcios fue condenado a 44 años de prisión por los delitos de homicidio y secuestro.

El miércoles anterior el presidente de la República, Mauricio Funes, señaló en el discurso de graduación de nuevos policías que las extorsiones pasaron a segundo plano para los pandilleros, en comparación con el narcomenudeo. “Las extorsiones ya no son la principal fuente de ingreso de las pandillas”, sentenció.

Para el mandatario, el tráfico de droga en pequeñas cantidades constituye la principal causa de los homicidios que se registran en el país. Las autoridades policiales reconocen que no existe un estudio que sustente esa aseveración, sino que está basada en el análisis de algunos de los homicidios indagados en los últimos años.

Un estudio presentado en 2007 por el PNUD confirmó que de la cantidad de homicidios que se registra en el país, el 96% queda en la impunidad.

 

 {ignitegallery 4568 w:200 h:300 folder:02072011-gal-operativo-aleman}