Nacimiento del decreto contra el tabaco
23 de junio
La Asamblea Legislativa aprueba con 64 votos la Ley para el Control del Tabaco tras varios años de estudio y discusión de iniciativas en el seno de la comisión de salud. El decreto consta de 55 artículos que regulan consumo, publicidad y comercio del tabaco.
$57
Es la multa mínima que se tendrá que cancelar por el cometimiento de una falta considerada leve, según la normativa.
$2,242
Las faltas graves son castigadas con multas que van desde los $224.20 hasta los $2,242, según establece la ley.
$6,726
La normativa contempla multas económicas que van desde $2,242 hasta $6,726 por las faltas muy graves.
Competencia sancionatoria
Los directores de las unidades de salud tendrán la competencia legal para conocer y resolver en los procedimientos administrativos instruidos de sanción.
Las infracciones
La legislación considera como una infracción leve vender cigarrillos por unidades o cajetillas de menos de 10 cigarrillos. Esta es la única falta que está registrada en el catálogo de infracciones que el legislador identificó como leves.
Faltas muy graves
Vender cigarrillos o productos de tabaco a menores de edad, o utilizar a estos para la venta o promoción de dichos productos. Reincidir en al menos una infracción grave.
Faltas graves
Vender cigarrillos o productos de tabaco en eventos culturales, educativos, políticos, deportivos, artísticos, sociales, científicos y comunales. Fumar en centros públicos o privados.
Más faltas graves
Fumar en lugares no permitidos, permitir fumar a personas que no comprueben su mayoría de edad, utilizar mensajes que puedan crear impresiones falsas o equívocas.
Otras faltas graves
Utilizar mensajes que se relacionen con el hábito de fumar con el éxito. También se considera falta grave el reincidir en al menos una infracción leve, que establece la ley.

El Salvador tiene vigente desde hoy la Ley para el Control del Tabaco, que prohíbe fumar en lugares públicos y privados, la cual establece multas económicas de $57 a $6,726 (30 salarios mínimos urbanos), confisca, cancela definitivamente la autorización para la venta de productos del tabaco y prohíbe la venta al menudeo del cigarrillo.

“A partir del domingo 7 de agosto (hoy) está vigente la ley que regula el tabaco”, aseguró ayer a LA PRENSA GRÁFICA el secretario de Comunicaciones del Gobierno, David Rivas.

Rivas dijo que la normativa tuvo “un proceso expedito” por parte del Ejecutivo para sanción y envío a su publicación al Diario Oficial, tras la superación del veto por parte de la Asamblea Legislativa.

La Ley para el Control del Tabaco regula la importación, promoción, publicidad, patrocinio, comercialización, consumo, reducción de la demanda del tabaco y la protección a personas no fumadoras.

La Asamblea Legislativa aprobó el 23 de junio, con 64 votos, la Ley para el Control del Tabaco, tras años de discusión en la comisión de salud del parlamento.

Prohibición de fumar

El artículo 6 de la legislación establece las prohibiciones al consumo de tabaco. “Ninguna persona fumará tabaco ni mantendrá tabaco encendido en áreas interiores de cualquier lugar público o privado que se contemple en esta ley”, advierte el citado artículo.

La normativa entiende como “espacios públicos y privados libre de humo” los siguientes: centros de trabajo públicos y privados, los establecimientos de salud, los centros educativos y deportivos públicos y privados y los medios públicos y privados de transporte colectivo y selectivo de pasajeros (taxi).

La ley también establece como espacios libres de humo las terminales áreas, terrestres y marítimas, los lugares destinados para el esparcimiento de menores, los lugares donde se manejen sustancias inflamables, las áreas destinadas para la protección ecológica, las salas de cines, centros culturales y auditorios, edificios públicos y privados, salvo áreas de habitación privada y lugares públicos y privados con acceso al público.

La norma, por otra parte, no solo advierte a los responsables o propietarios de los lugares considerados “libre de humo” a colocar rótulos para indicar que se prohíbe fumar, sino que también los obliga a reconvenir a los infractores pudiendo solicitar el auxilio de la Policía si es necesario.

Infracciones

La legislación clasifica en leves, graves y muy graves las infracciones por transgresión y para ello también define multas y sanciones administrativas.

Las faltas leves se castigan con $57 de multa y el decomiso del producto y las infracciones graves se sancionan con uno a 10 salarios mínimos urbanos ($224.20 y $2,242) más el decomiso del producto y suspensión por seis meses del permiso para la venta del tabaco.

Las infracciones muy graves, por su parte, se castigan con multa de 10 a 30 salarios mínimos urbanos ($2,242 y $6,726) más la cancelación definitiva de la autorización para la venta de tabaco.