El trabajo de mediación que el obispo castrense y policial, Fabio Colindres, hizo con las pandillas fue una iniciativa propia, que no necesita el permiso de los demás obispos de la iglesia católica, pero que tiene todo el respaldo de los mismos, dijo hoy el arzobispo de San Salvador,  José Luis Escobar.

Para él, el trabajo que hizo monseñor Colindres, intermediando para un supuesto entendimiento entre las principales pandillas no es impropia, sino genuina de la iglesia.

“A monseñor Fabio le asiste todo el derecho, que es su ministerio. Él no necesita ningún permiso de los demás obispos, porque él tiene una Diócesis personal, la militar”, dijo.

Además, a su entender, el hecho que los crímenes se hayan reducido luego de la polémica tregua entre pandillas -facilitada por el gobierno moviendo a 30 líderes pandilleriles del penal de máxima seguridad a otros de medidas menos estrictas- no significa que la policía este renunciando a la represión del crimen y a su trabajo en seguridad.

De hecho, la iglesia considera que la tregua entre pandillas no es la solución al problema de la violencia que afecta al país, “pero esperamos que es una buena contribución”, dijo

“Hay que decir que la situación del país es grave e intolerable. Si esta es una oportunidad para superar la violencia, vale la pena que nos unamos”, dijo.

En este sentido, hizo un llamado a todos los sectores a contribuir, sin intereses particulares, con el proceso que se ha iniciado entre pandillas, el cual considera “una oportunidad positiva para empujar las cosas por buen camino”.