Hay necesidad de buscar la concertación de todas las fuerzas, no solo de la derecha.”

nacion

Esta semana, las oficinas del expresidente de la República Elías Antonio Saca han tenido la visita de dirigentes políticos de al menos tres partidos políticos: Concertación Nacional (CN), el Partido de la Esperanza (PES) y desde luego la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

La agenda de los encuentros habría estado dominada por el análisis de la coyuntura preelectoral y especialmente las aspiraciones del exmandatario de integrar un agrupamiento de fuerzas políticas frente a las elecciones presidenciales de 2014.

Manuel Rodríguez, presidente de CN, afirmó en la Entrevista en Línea de LA PRENSA GRÁFICA que el encuentro ha tratado de “reuniones sociales”, aunque como telón de fondo el expresidente les ha explicado su visión de país y la necesidad de “presentar otras alternativas” o una “tercera vía” para la elección presidencial, puesto que a Saca “le sería muy difícil participar solo con GANA”, señala Rodríguez.

Precisó que la “tercera vía” de la que habló Saca está referida a esos tres partidos políticos de derecha que desde marzo pasado cuentan con un “voto duro” cercano a los 450,000 sufragios y que sumado a un “candidato que tenga capital político” sea capaz de provocar una segunda vuelta electoral.

A pesar de las reflexiones del expresidente Saca en esa “plática informal”, la dirección de CN no asumió ningún compromiso, matizó el dirigente de Concertación Nacional.

“Ese es un tema bastante difícil y peligroso, porque de cualquier manera el ganador de esta gestión es el FMLN, porque la derecha se divide y los votos no estarán en un solo lugar”, advirtió Rodríguez a manera de un rechazo anticipado a la posibilidad de construir la “tercera vía.

El CN tendrá su asamblea general en septiembre próximo y para esa fecha Rodríguez no descartó que presenten su propia fórmula presidencial que sea liderada por una figura proveniente del sector agropecuario del país.

Pero en CN tampoco se muestran con prisa por elegir sus aspirantes, pues están a la expectativa de los pasos de otras fuerzas políticas de derecha.

Puertas abiertas en arena

Se trata del caso particular del partido de oposición Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), que está en la definición de su candidato presidencial más no de la fórmula completa.

“Creo que (en ARENA) han dejado abierta la puerta para hacer alianzas futuras… y esperamos que tengan la apertura suficiente para buscar acercamientos con otras fuerzas”, precisó Rodríguez.

En CN no descartarían la posibilidad de discutir con ARENA la integración de una fórmula que pase por designar al candidato a la vicepresidencia, aunque un esfuerzo similar no fructificó en 2009 cuando se discutía sobre la persona que formara equipo con el entonces candidato presidencial Rodrigo Ávila.

Rodríguez aprovechó para recordar a la dirigencia de ARENA que el FMLN “no está jugando a perder” para 2014 y puede dar una sorpresa al descartar a Salvador Sánchez Cerén e inclinarse por el alcalde de Santa Tecla, Óscar Ortiz, aunque este haya sido muy crítico de la cúpula del partido de izquierda.

“El FMLN no está cerrado, tiene ese movimiento de cintura –como en el fútbol– de poder cambiar las cosas”, expresó el político tras añadir otro elemento que puede favorecer al partido de izquierda: la aplicación del voto en el exterior para las próximas elecciones, lo cual podría compensar el desgaste o la pérdida de votantes que ha registrado la izquierda en la clase media del país, indicó.

Sin embargo, en la dirección de Concertación Nacional hay otros temas de preocupación y tienen que ver con el rumbo de El Salvador.

De acuerdo con Rodríguez, hay “necesidad de buscar la concertación de todas las fuerzas, no solo de la derecha, para encontrar una salida a los problemas que está viviendo el país”. Se remontó al pasado cuando varias fuerzas políticas respaldaron al presidente Álvaro Magaña.

“La crisis económica mundial que ha golpeado a Europa obliga (hoy) a buscar incluso lo que podemos llamar gobiernos de unidad”, sentenció.