La estación lluviosa se encuentra establecida de forma plena en el país, según el Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET), tras registrarse entre el 16 y el 21 de mayo un acumulado de lluvia mayor a 50 milímetros en las zonas central y occidental, uno de los parámetros tomados en cuenta para determinar el inicio de la época lluviosa.

 

 “Otro parámetro es la aparición de ondas tropicales en el océano Atlántico y el Caribe, y justamente ya tenemos esas ondas tropicales que están en movimiento y desplazándose en dirección hacia Centroamérica”, manifestó Luis García, gerente de meteorología del SNET.

De hecho, en su informe de perspectiva climática mayo-agosto de 2010, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) estableció que la época luviosa arrancaría en la última quincena de mayo para las zonas central y occidental.
La perspectiva del SNET se mantiene en que las condiciones de lluvia durante este mes son cercanas a los valores históricos en la mayor parte del país, pero con condiciones especiales en algunas zonas del territorio donde llovería más o habría déficit.

Pero las precipitaciones durante este mes podrían incrementarse por la influencia de una baja presión que ayer se formaba al sur de Nicaragua, con un desplazamiento adyacente a la costa nicaragüense y salvadoreña, lo que activaría la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT).

 “Si continuara el movimiento de esta baja presión sobre el litoral Pacífico podríamos tener una situación de tipo temporal. En este momento está formándose entre Nicaragua y Costa Rica”, manifestó García. Dicha baja presión estaría llegando al sur de El Salvador, frente al golfo de Fonseca, este miércoles por la noche, según las proyecciones meteorológicas.

 

 

<strong>Luz verde para algunas actividades marinas</strong>

</p><p>Tras producirse un alto oleaje y corrientes rápidas en las costas salvadoreñas durante el fin de semana debido a la influencia de tormentas extratropicales en el Pacífico Sur, la mayoría de actividades marítimas como pesca, transporte y recreación recibieron ayer luz verde para su desarrollo por parte del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET).</p><p> En su último informe sobre el fenómeno –segundo en este año–, el SNET señala que la altura y la velocidad de las olas han disminuido de manera considerable, pero que “todavía son mayores a los valores promedio (1.2 metros y 35 kilómetros por hora, respectivamente)”.</p><p> Esto indicaría que la región de tormentas extratropicales del Pacífico Sur está con bastante actividad y genera un mar de leva (lejano) con corrientes de retorno a gran velocidad que constituyen una de las causas principales para los ahogamientos en el mundo. En marzo también se alertó a bañistas, surfeadores, embarcaciones, y otros, sobre dicho fenómeno, y se prevén otras temporadas de oleaje alto y rápido entre julio y septiembre, y entre octubre y noviembre.