Un grupo de médicos residentes efectúa una reducción de labores en el Hospital Rosales, que afecta la consulta externa y las cirugías selectivas.

Los médicos aseguraron hoy, durante una conferencia de prensa, que las autoridades del hospital no les han cancelado su salario, que esperaban recibir el pasado 22 de marzo.
El grupo de galenos que apoya la suspensión de labores denuncia, además, que son expuestos a jornadas laborales prolongadas, fuera del marco legal, y también a controles de asistencia que consideran inapropiados. Asimismo, se quejan del mal estado de la infraestructura en la que laboran.

Un total de 105 médicos residentes apoyan la medida, quienes refuerzan el 70% de la operatividad de este hospital, por lo que la suspensión de labores afecta en gran medida la atención a los usuarios.