Pendiente. El reglamento de la Ley para el Control del Tabaco aún está en elaboración en Casa Presidencial. Para aplicar la ley, el Ministerio de Salud trabaja con base a lineamientos.

“Con las reformas las cambiaron. Se permite fumar en espacios abiertos y muchos bares y restaurantes han abusado.”
Liliana Choto de Parada
representante de EXFUSAL
“No se vuelve un pulso de chequeras, como que solo los empresarios que tengan más recursos puedan hacerlo.”
Camilo Ospina
presidente de ASOBARES
18
años deben tener los compradores de tabaco.
10
salarios mínimos podría ser la sanción por venta sin autorización.
Ley para el Control del Tabaco
A continuación se enumeran algunos detalles contemplados en al articulado de la normativa.
No se podrá fumar en lugares públicos
Ninguna persona fumará tabaco ni mantendrá tabaco encendido en áreas interiores de cualquier lugar público o privado. Se incluyen los centros de trabajo públicos y privados, los establecimientos de salud y salas de cine.
Permiso para la venta
Toda persona natural o jurídica que se dedique a la fabricación, importación, comercialización y distribución mayorista con productos de tabaco deberá tener autorización del Ministerio de Salud. La vigencia del permiso será de un año y deberá ser renovada en enero.
Educación
La ley estipula que es responsabilidad del Estado, por medio de los ministerios de Educación y Salud, promover y fomentar la prevención del consumo del tabaco, dar a conocer las características adictivas del consumo de este y capacitar a docentes.
Empaquetado
El artículo 10 detalla que los productos de tabaco que se comercialicen en el territorio nacional deberán tener impresos en los envases primarios, secundarios o terciarios, información sobre los contenidos de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono de los cigarros.
Patrocinio
Queda prohibida la promoción del consumo del tabaco a través del patrocinio de actividades culturales, educativas, políticas, científicas, eventos comunales, festividades patronales y cualquier otra actividad que se realice en ese sentido, detalla la ley.

social

Omar Salazar tiene 35 años de edad y un poco más de la mitad de su vida ha fumado (20 años). “Comencé por las ansias de muchacho”, dice entre risas.

No tiene inconveniente en revelar que al menos cuatro veces al día hace la rutina de tomar un cigarro, llevárselo a la boca y encenderlo. Bocanada tras bocanada, Omar relaciona el cigarrillo con ciertos lugares: bares, cafés, restaurantes. “Depende de la situación, puedo estar en un lugar y no fumar durante horas”, expresa.

En la casa no fuma, pues su esposa Evelyn se enoja. A pesar de tener dos décadas con esta rutina, asegura que no es adicto al tabaco. Conoce las consecuencias, pero sigue fumando por “tonto”, dice.

Para él, la ley que regula el consumo del tabaco, aprobada el año pasado en el país y en la que se promueven los espacios para fumadores y no fumadores, es excelente. “Hay que respetar a los que no fuman”, manifestó.

Uno de los artículos de la Ley para el Control del Tabaco que más ha dado que hablar dice que ninguna persona fumará tabaco ni lo mantendrá encendido en áreas interiores de lugares públicos y privados con acceso al público, que no cuente con espacios específicos para el fumado.

Extraoficialmente se ha conocido que la idea de algunos propietarios de restaurantes y bares es crear espacios o hacer divisiones entre fumadores y no fumadores.

Pedro Dalmau hijo, propietario de los restaurantes Café de Don Pedro, es de la opinión que lo ideal es utilizar los jardines y terrazas para los fumadores.

Caso contrario, será prohibida la venta de tabaco y sus productos en lugares no permitidos para el consumo establecidos en la ley, a excepción de supermercados y tiendas por su carácter comercial.

La Asociación de Exfumadores Salvadoreños (EXFUSAL) promueve los espacios 100% libres del humo del tabaco. Es decir, que las personas que deseen fumar no compartan el mismo espacio con los que no fuman. El que quiera fumar, que se salga del edificio o que se aleje de la zona donde está el resto de personas, esta es la consigna de EXFUSAL.

La doctora Liliana Choto de Parada, representante de dicha asociación, explica que el humo siempre se filtra aunque existan separaciones físicas entre las áreas para fumadores y no fumadores. Por ello es conveniente que haya una distancia significativa, no menor de 100 metros entre uno u otro lugar, considera EXFUSAL.

“Con las reformas las cambiaron. Se permite fumar en espacios abiertos y muchos bares y restaurantes han abusado y ponen la terraza a la par, a un lado de donde no se fuma”, recalca Choto.

El presidente de la Asociación de Bares de Colombia (ASOBARES), Camilo Ospina, es de la opinión que lo mejor es ir más allá de que los centros de entretenimiento habiliten zonas para fumadores y no fumadores, lo ideal es que las personas que deseen fumar lo hagan afuera del recinto.

Desde el punto de vista empresarial, el experto en espacios libres de humo lo resume así: “No cuesta plata y no se vuelve un pulso de chequeras, como que solo los empresarios que tengan más recursos puedan hacer esas implementaciones”.

Vacíos

La Ley para el Control del Tabaco fue aprobada luego de que la Asamblea Legislativa superó el veto del presidente Mauricio Funes, quien alegaba como un inconveniente la utilización de la figura de la prohibición en la normativa.

A pesar de la aprobación parlamentaria, el reglamento que definirá la forma en que se cumplirá la ley aún está siendo construido en Casa Presidencial.

Los pictogramas e ilustraciones con advertencias ya fueron elaborados y entregados a las dos grandes distribuidoras de tabaco en el país. Las tabacaleras no han querido pronunciarse por el momento sobre las nuevas medidas.

A inicios de este año el Ministerio de Salud, entidad encargada de la operatividad de la ley, admitió que la falta de inspectores es un inconveniente para verificar la situación de los bares y restaurantes respecto al cumplimiento de la ley.

El Salvador no ha ratificado el convenio marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el control del tabaco, que está en vigor desde 2005 y que busca disminuir el consumo.

El tabaco sigue siendo la primera causa de muertes prevenibles a escala mundial. Cada año, cerca de 6 millones de personas fallecen por enfermedades relacionadas a este producto.

Los defensores de los fumadores pasivos, aquellos que aunque no fuman inhalan el humo, aseguran que la nicotina es un veneno potente, pues actúa sobre el sistema nervioso central y llega al cerebro. Omar dice que respeta eso. Además, no besa a su esposa, sin querer la ofende con el olor.