Investigación. Las muestras de agua de mar también serán analizadas en los laboratorios de la UES para verificar el contenido de enterococos.

Video por

Vacación en la Costa del Sol

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) realizó ayer la segunda toma de muestras en nueve playas del país para medir la calidad del agua, posterior a las vacaciones de Semana Santa.

“Queremos verificar cuál es el impacto que tiene el turismo, cómo podemos hacer para construir un turismo sustentable, un turismo que cuide nuestros recursos naturales que son importantes para nosotros”, dijo la viceministra Lina Dolores Pohl.

Los equipos de laboratorios móviles tomaron muestras para medir la turbidez, el PH del agua y el grado de contaminación por enterococos, que en general son los que determinan el impacto de la presencia humana en el mar, expuso la funcionaria.

Las muestras también serán enviadas al laboratorio de la Universidad de El Salvador (UES) para su análisis.

Estos estudios servirían para establecer un diagnóstico sobre la calidad del agua en el mar, pues Medio Ambiente solamente cuenta con indicadores en ríos y lagos.

Hasta el momento, los análisis indican una calidad “muy buena”, excepto en las desembocaduras del río Chilama y el Sensunapán, con calidad “buena”, a causa de las descargas de algunos contaminantes.

En el caso de la playa El Majahual, en La Libertad, las condiciones de sanidad eran positivas, y hasta ayer también se encontraba libre de desechos sólidos.

Medusas

La jornada también tenía el propósito de evaluar la floración de algas y las especies de medusas del tipo Chrysaora, cuyo veneno no sería letal para la salud humana.

“No implican riesgo de muerte, no son mortales, pero sí generan mucho dolor, dolores severos donde hay quemaduras. Continúan las medusas porque continúan las floraciones algales, aunque están disminuyendo”, aseguró Pohl.

Según el sistema de Protección Civil, al menos 131 personas fueron picadas por medusas y por mantarrayas durante las vacaciones.

No obstante, Pohl declaró que no pueden determinar en qué medida desaparecen las medusas localizadas en las costas de la bahía de Jiquilisco hasta La Unión.

“Va a disminuir la afloración de las medusas en la medida que disminuyan las condiciones que provocan estas algas, que son la temperatura del agua, ha disminuido en dos grados y hay otras condiciones atmosféricas y climatológicas que han hecho que estas algas proliferen. En la medida que disminuyan las algas, van a disminuir las medusas que están en las playas”, expuso.

{video}{dvideo}Vacación en la Costa del Sol{/dvideo}{/video}