La Semana Santa tuvo un fuerte contraste entre las celebraciones religiosas que tuvieron una nutrida participación en las diferentes parroquias del país y los altos índices de violencia que marcan las estadísticas en los últimos días.

Así lo dijo esta mañana el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar, luego de oficiar la misa de resurrección en la Catedral Metropolitana.

“En verdad es alarmante y causa escándalo ante el mundo el número de muertos por la violencia cuando al mismo tiempo celebramos la muerte y resurrección de Cristo”, expresó el prelado católico, quien cerró la Semana Santa haciendo un enfático llamado al cese a la criminalidad y al respeto a la vida de los hermanos salvadoreños.

La cifra de fallecidos durante el período feriado alcanza 141, de los cuales en su mayor parte han sido víctimas de la violencia. El Salvador se encuentra en la cima de los países con más hechos de criminalidad en Centroamérica durante la Semana Santa.

Arzobispo a favor de reenfocar subsidios a quien más lo necesita

Respecto nuevo pliego tarifario de energía eléctrica, vigente a partir de este día por la aprobación Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET), el representante católico se pronunció a favor de que los subsidios se reenfoque en las familias que más los necesitan.

Aseguró respectar las decisiones técnicas del Gobierno, pero dijo lamentar que muchos salvadoreños salgan afectados por la reducción del subsidio eléctrico, en un tiempo de crisis financiera. “Lo ideal es que el pobre siempre salga beneficiado”, expresó.

Escobar dijo esperar porque la crisis que actualmente afecta al mundo ceda pronto.

 

Noticias relacionadas:

Fieles conmemoran a Jesús Resucitado

Tiroteo en bus deja dos muertos y siete heridos