Cuatro lugares con fuerte vocación turística serán administrados por entidades públicas para convertirlos en Centros Obreros, dos de los cuales fueron inaugurados ayer en La Libertad.

En la playa Conchalío, las 35 instituciones, entre ministerios, alcaldías y autónomas, firmaron un convenio para el desarrollo de dichos centros.

Todos los participantes se encargarán de dar el mantenimiento necesario con los fondos que se puedan recaudar: el compromiso es que los proyectos realizados se dediquen al cuidado de estos lugares.

El acceso será gratuito y puede asistir cualquier persona, porque no es obligación ser empleado del Gobierno para acceder. Otra de las novedades es que en centros similares anteriores se debía pedir permiso con anticipación para usarlos, pero hoy ya no será necesario hacerlo, excepto en el caso de las cabañas en los lugares donde las instalen.

Dónde están

Los cuatro centros, que servirán para el arranque de este proyecto, se reparten en todo el país.

El lugar de la firma de convenio es el Centro de la playa Conchalío, sobre el kilómetro 37 de la carretera de La Libertad. Son 64 manzanas y unas 10 cabañas, que son las que se usarán bajo previa autorización.

El otro está ubicado en La Palma, en Chalatenango, donde se dispone de 64 manzanas de terreno, principalmente rodeado de pinares y fue bautizado “Mario Zamora Rivas”.

También habrá otro en la playa El Tamarindo, que se llamará “Doctor Miguel Charlaix”, con 28 manzanas de terreno.

Finalmente se habla de uno en las cercanías del lago de Coatepeque, en Santa Ana, a 53 kilómetros de San Salvador, también son 64 manzanas pero el terreno dificulta que todas sean de tipo turístico.

Salvador Sánchez, vicepresidente, dijo que una meta es “generar empleo local para estas comunidades dedicadas al turismo, comercio informal y pesca”.