El Sindicato Gremial de Trabajadores de la Salud (SITRASALUD) demandó de la cartera de Estado estabilidad laboral para unos 2,200 trabajadores del Fondo Solidario para la Salud (FOSALUD).

De no conseguir respuesta favorable a su petición la próxima semana, el sindicato asegura que iniciará con acciones de protestas de calle y paros laborales.

“Tenemos derecho a trabajar y estar tranquilos en un ambiente sin zozobra”, expresaron algunos empleados de FOSALUD.

Según manifestó Silvia Navarrete, secretaria general de SITRASALUD, los trabajadores temen que no se les renueve en 2010 el contrato laboral anual, lo que podría ocurrir ante la llegada de las nuevas autoridades al ministerio.

“Colaboraremos con los cambios que quieran darse en la coyuntura, media vez se respete la estabilidad laboral de los compañeros”, aseguró Navarrete.

Debido a que FOSALUD no cuenta con sindicato legalizado, SITRASALUD acuerpa a 500 empleados agremiados.

Los sindicalistas aseguran que han intentado entablar conversaciones con la ministra María Isabel Rodríguez para solicitarle un compromiso de no despidos y recontrato al personal de enfermería, odontólogos, médicos y personal técnico que están distribuidos en las unidades de salud del país con horario prolongado.

Sin embargo, aseguraron que no han tenido respuesta tras cuatro solicitudes de audiencia con la cartera de Estado que ha tomado las riendas del Fondo Solidario, explicó Navarrete.

Además explicaron que la nueva directora de FOSALUD, Verónica Villalta, no les ha dado una respuesta clara a sus inquietudes ni ha querido comprometerse, por medio de una carta, a no despedir empleados.

Al respecto, Villalta aseguró que las demandas de los sindicalistas están basadas en especulaciones, ya que tanto ella como las autoridades de Salud no están pensando en despedir a nadie.

Es más, dice que se encuentra retomando las fortalezas del equipo de trabajo, compuesto por 2,353 empleados –técnicos y administrativos–, para impulsar nuevos proyectos.

Sin embargo, no descarta prescindir de los “malos trabajadores”, cuando se refiere a las personas que llegan tarde, alcoholizadas y no cumplen con sus funciones.

El gerente técnico, el jefe de Recursos Humanos y un auxiliar de servicios son los únicos despedidos, concluyó Villalta.