Un nuevo estudio sugiere que el virus del papiloma humano (VPH) en mujeres a término o después de la menopausia puede representar una infección adquirida años atrás, ya que las infecciones por VPH pueden existir por debajo de los límites de detección después de uno o dos años, de forma similar a otros virus, como la varicela zoster, según información publicada en Europapress.com.

La investigación, publicada en The Journal of Infectious Diseases, pone de relieve la necesidad de estudios adicionales para entender mejor las infecciones por VPH, el papel de la persistencia del virus y la reactivación, sobre todo en las mujeres de la generación del baby boom.

Los científicos, dirigidos por Patti E. Gravitt, de la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, en Estados Unidos, y otros investigaron qué factores influyen en estas diferencias, comparándolas en los comportamientos sexuales recientes y de por vida por grupos de edad en una población de mujeres en Baltimore.

“En conjunto, nuestros datos plantean la posibilidad de que el riesgo de reactivación puede aumentar alrededor de los 50 años de edad y contribuir a una mayor fracción de detección del VPH en las edades mayores, en comparación con la adquisición de nuevo”, escribieron los investigadores.