Orden. El tribunal ordenó a la comuna de Turín el pago de lo adeudado más el 2% de intereses generados durante casi dos años.

El Juzgado de Primera Instancia de Atiquizaya, Ahuachapán, ordenó un embargo en contra de la Alcaldía de Turín por una deuda de $292,428, la cual podría sobrepasar los $350,000 debido a los intereses generados desde 2011 cuando fue interpuesta la demanda, aseguraron los querellantes.

El dinero fue solicitado por el alcalde José Adalberto Cristales a un prestamista. Al cumplirse el plazo para saldar la deuda, Cristales entregó dos cheques extendidos por él mismo al prestamista, quien no pudo cobrarlos debido a que la cuenta municipal se encontraba cancelada.

Los querellantes explicaron que inicialmente Cristales le aseguró a su cliente que el dinero que le entregó sería utilizado para realizar obras en el municipio; sin embargo, manifestaron desconocer si en realidad se realizó algún tipo de trabajo.

Añaden que, luego que intentaron cobrar los dos cheques, mantuvieron una serie de acercamientos con el alcalde, quien en un primer momento les aseguró que les cancelaría. Transcurridos algunos días desde esas pláticas, decidió no atenderlos, por lo que decidieron demandarlo.

José Ramírez, abogado querellante, explicó que en los próximos días interpondrán una petición a las autoridades del sistema financiero del país y a la Corte de Cuentas para que el embargo sea cancelado con el Fondo para el Desarrollo Económico Social (FODES) asignado a la Alcaldía de Turín. “Ante la negativa del alcalde de pagar la deuda, tendremos que acudir a las instancias respectivas para que liberen un oficio de embargo sobre el FODES y de esa manera cobrar lo adeudado, lo cual está apegado a la ley”, dijo Ramírez.

El abogado expresó que por sugerencia de fiscales no interpusieron la demanda vía penal porque la finalidad es que el concejo se haga responsable de lo adeudado, además de las costas procesales que se generaron durante el proceso. Dijeron que no están interesados en embargar inmuebles municipales, algunos de los cuales se supo se encuentran retenidos.

Esto fue confirmado a LA PRENSA GRÁFICA por fuentes del Centro Nacional de Registros (CNR) que explicaron que siete inmuebles de la municipalidad se encuentran embargados a favor de una institución financiera con sede en la ciudad de Santa Ana. Seis de estos inmuebles se ubican en Turín y el restante se encuentra ubicado en Atiquizaya.