Reto. Barcelona está obligado a mostrar hoy su mejor versión para acallar el ruido externo que ha afectado su paso en la Copa del Rey.

El Barcelona se enfrentará este día al Valencia con la intención de consolidar su liderazgo en la Liga española de fútbol y de encontrar algo de paz, después del clima de tensión vivido en el clásico de copa ante el Real Madrid.

El conjunto dirigido de manera interina por Jordi Roura tratará de recuperar la sintonía en un torneo que lo tiene como candidato exclusivo al título.

Acude así al choque ante el Valencia después de haber vivido un intenso clásico contra el Real Madrid durante el empate por 1-1 en el Santiago Bernabéu y de verse inmerso en polémicas con su máximo rival del fútbol español.

Días posteriores a la igualdad en la ida de las semifinales de la Copa del Rey, numerosos medios españoles sacaron a la luz conflictos entre ambos clubes, con Lionel Messi a la cabeza de la polémica. Según informaciones en la prensa madrileña, el argentino lanzó un escupitajo al banquillo del Real Madrid durante el partido, llamó “muñeco de Mourinho” a Aitor Karanka y se quedó una hora esperando en el parqueo del Bernabéu para increpar a Álvaro Arbeloa, con quien había tenido fricciones en el campo.

“El vestuario sabe aislarse de este tipo de cosas. Es evidente que se comentan a nivel interno pero que una vez habladas ya no se les da demasiada importancia porque el objetivo es preparar el partido de Valencia. Solo hablamos de fútbol y el resto de las cosas ni nos las planteamos”, dijo Roura ayer.