Problemas. Barcelona no sentenció el duelo y permitió al Málaga empatarle ayer 2-2 y ponerlo contra las cuerdas en los cuartos de final de la Copa del Rey.

El Málaga sacó ayer un épico empate 2-2 en su visita al campo del Barcelona en la Copa del Rey, un resultado que dejó contra las cuerdas al actual campeón del torneo.

El encuentro, correspondiente a la ida de los cuartos de final de Copa, encontró a un Barcelona que fue de más a menos. Todo lo contrario que su rival, que logró el tanto definitivo del empate en el último minuto y con 10 jugadores sobre el campo.

El Barcelona hizo en la primera parte casi todo para irse al descanso con una goleada a favor, pero solo tuvo un tanto de diferencia. Y ocurrió porque Alexis Sánchez erró lo imposible y Thiago Alcántara regaló el primer tanto del Málaga.

El Barcelona apenas jugó de inicio con tres de los titulares que el domingo vencieron en el campo del Málaga por 3-1 en la Liga. Pero no se notó durante la primera mitad. Guiado por Thiago, el equipo azulgrana fue acumulando ocasiones y la primera, clamorosa, ocurrió a los seis minutos, cuando Tello sirvió en bandeja para que Alexis mandara el balón fuera con todo el arco para él.

Pero fue el Málaga el primero en marcar. La ocasión nació de un pase de José Manuel Pinto a Thiago, quien no se percató de la presencia de Manuel Iturra, que le robó para marcar con facilidad a los 25 minutos.

Sin embargo, el Barcelona solo tardó cinco minutos en voltear el resultado. A los 29 minutos, Weligton devolvió la cortesía y se dejó arrebatar el balón por Messi, quien encaró el arco rival y marcó.

El argentino, que antes del partido mostró a su hinchada los cuatro Balones de Oro conquistados de forma consecutiva, dio lustre a tanto reconocimiento con el tanto, un balón colocado al segundo poste del arco defendido por Kameni.

Y un minuto después del empate llegó el segundo gol local. Ocurrió tras un saque de esquina y un remate de Carles Puyol en imposible escorzo. El Málaga despertó a la bestia y esta se levantó enfurecida.

El Barcelona pudo marcar otro tanto en una nueva ocasión desperdiciada por Alexis Sánchez con todo a favor otra vez, con lo que el chileno volvió a quedar en evidencia de su pésimo estado de forma.

La primera parte se cerró con un susto para el Barcelona, pues el argentino Diego Buonanotte conectó un gran disparo desde la frontal del área que se marchó a pocos centímetros del arco de Pinto.

La segunda parte fue muy diferente porque el Málaga fue a más y Barcelona a menos. El equipo de Manuel Pellegrini fue mucho más ambicioso y se fue a buscar a su rival hacia el campo contrario con Iturra como pulmón visitante.

El Barcelona encontró muchas dificultades para sacar con limpieza el balón. Esto provocó que Messi apenas contactara con la pelota, con lo que el Málaga eliminó un gran problema. El argentino no tuvo ni una oportunidad en la segunda mitad.

El conjunto visitante tuvo una gran ocasión a los 70 minutos, con un gran remate de Seba Fernández, al que respondió Pinto con una intervención oportuna.

El Málaga se quedó con 10 jugadores a los 74 minutos, cuando Nacho Monreal fue expulsado por derribar a Pedro en una acción que el árbitro interpretó como ocasión manifiesta de gol. Sin embargo, el Barcelona no aprovechó tal circunstancia. Ni siquiera en el tramo final, cuando entraron Xavi Hernández y Cesc Fábregas.

Y en el último minuto, el Málaga asestó su golpe más dañino. Duda puso una falta en el área, el Barcelona defendió muy mal e Ignacio Camacho remató con sentido de la oportunidad. El conjunto de Pellegrini puso contra las cuerdas al campeón, ahora obligado a ganar en La Rosaleda.