El homenaje póstumo para la fallecida cantante Jenni Rivera fue denominado por sus familiares como la “graduación celestial”.

Estuvieron presentes los hijos de Rivera, su hermano Lupillo Rivera, Olga Tañón y Joan Sebastian, quienes cantaron durante el homenaje de cuerpo presente de casi dos horas y media de duración en el Gibson Amphitheatre de Los Ángeles, donde miles de admiradores se reunieron para darle el último adiós a la “diva de la banda”.

Los cantantes mexicanos Marco Antonio Solís y Ana Gabriel, así como los actores Kate del Castillo y Lou Diamond Phillips, también estuvieron entre los invitados.

El ataúd rojo de Rivera se veía en el escenario rodeado por innumerables rosas blancas, mientras imágenes de la cantante eran proyectadas en las grandes pantallas del foro. Sus familiares abrazaron y besaron el ataúd al final del homenaje, colocándole más flores encima.

El homenaje incluyó discursos tanto en español como en inglés. La mayoría de los hijos de Rivera optaron por hablar en inglés, el idioma con el que dijeron que se comunicaban con su madre.

“No estamos aquí para lamentar la muerte”, señaló su hijo Michael, y agregó: “Estamos aquí para celebrar la vida y la graduación de una cantante, una luchadora, una empresaria, una filántropa, pero sobre todas las cosas una madre, la mejor madre”.