Foto por

De oro. Odir Miranda sumó un oro más para El Salvador en patinaje en los Juegos Centroamericanos, al ganar ayer la categoría de los 1,000 metros batería.

1 de 3
  • De oro. Odir Miranda sumó un oro más para El Salvador en patinaje en los Juegos Centroamericanos, al ganar ayer la categoría de los 1,000 metros batería.

  • Segura. Al cierre de esta nota, Sandra Orellana y De Yin Wang jugaban la final de tenis de mesa. Tenían segura ya la presea de plata.

  • Medallista. Jacqueline Zúñiga apoyó ayer la causa salvadoreña al ganar plata en arranque y oro en envión en los 63 kg en el levantamiento de pesas de los X Juegos Centroamericanos San José 2013.

De oro. Odir Miranda sumó un oro más para El Salvador en patinaje en los Juegos Centroamericanos, al ganar ayer la categoría de los 1,000 metros batería.
Benjamín LópezJavier Aparicio

Enviados

Costa Rica

La halterofilia, el patinaje y el tenis de mesa le dieron otro envión a El Salvador para permanecer por tercer día consecutivo en el primer lugar del medallero de los Juegos Centroamericanos San José 2013 al hacer un significativo aporte en oro puro.

La representación cuscatleca lidera el regional con 14 oros, ocho platas y 10 bronces, para un total de 32 preseas, aunque con Guatemala respirándole al cuello porque el deporte chapín mantiene un repunte silencioso desde el martes anterior.

Aunque el levantamiento de pesas cuscatleco perdió fuerza en el tercer día de competencias del regional, continuó con la celebración de preseas con la conquista de una medalla dorada y una plateada de Jacqueline Zúñiga en los 63 kilogramos.

Zúñiga depositó la 14.ª presea dorada para el país y la décima para la halterofilia, que se encamina a ser la disciplina de mayor aporte al país, a la espera de lo que suceda en atletismo y natación.

La salvadoreña aseguró el sitio más alto del podio al levantar 102 kilogramos en envión y sacar una abrumadora ventaja a la guatemalteca Lesbia Cruz y la nicaragüense Lucía Cataña, que cerraron la prueba con 95 y 92 kilos, respectivamente.

Antes, la atleta salvadoreña, de 26 años, logró una plata en arranque, al levantar 80 kilos como su mejor marca en los tres intentos, los que fueron superados por Lucía Castañeda, que obtuvo el oro con 81.

En los dos días anteriores, levantamiento de pesas fue la sensación de la delegación salvadoreña al depositar nueve metales dorados.

Según Marlene Miranda, gerente de la FEDEPESAS, la jornada de hoy será decisiva para definir el título en esta modalidad, pero dependerá del esfuerzo de Carla Cárcamo en 69 kilos y Gabriel Brizuela en 90. Dos metales dorados más le abrirían a este deporte fuertes opciones. “Hemos cumplido con la proyección, veníamos por 10 oros, aún tenemos probabilidad de más”, recalcó Miranda.

Odir vuelve a brillar

Mientras, en el caso del deporte de los rodos, Odir Miranda recobró el brillo ganador y dominó sin mayores apuros la prueba de los 1,000 metros baterías y regaló el 13.º metal para el país a tempranas horas en el patinódromo La Sabana.

“No estoy confiado de los rivales, Costa Rica y Guatemala son rivales duros. Gracias a Dios se pudo conseguir el oro, había entrenado para esto. Conseguir el oro no fue fácil”, dijo Miranda, de 22 años (de los cuales nueve ha dedicado al patinaje).

El salvadoreño recibió los máximos honores al registrar 1:52.28 minutos, tiempo con el que frenó las aspiraciones del costarricense Marlon Oreamuno y del guatemalteco Melvin Fernández, que se quedaron con las medallas de plata y bronce, respectivamente.

Por otra parte, en la jornada inaugural y en la prueba de contrarreloj, el salvadoreño se apoderó del oro al cronometrar 25:49 segundos que bastaron para opacar al costarricense Carlos Montoya y al guatemalteco Eduardo Mollinedo.

Además, recién recuperada de su contractura muscular en la pierna derecha, en la rama femenina vio acción la salvadoreña Evelyn Ramos, quien terminó en cuarto lugar y como una de las escoltas de la guatemalteca Dalia Soberanis, que ganó el codiciado metal dorado con un tiempo de 1:49.20 minutos, en un duelo sin tregua contra la costarricense Susan Piedra y su compatriota Angélica Díaz, a quienes tocó repartirse los metales de plata y bronce.

Para Ramos estar fuera de podio no estaba en los planes antes de su viaje a Costa Rica, aunque lució ligeramente optimista de que tendrá su revancha en las siguientes cinco pruebas en San José.

El patinaje salvadoreño intentará hoy por la mañana seguir en la ruta ganadora en la prueba 200 metros contrarreloj ruta y por la noche en los 20,000 metros eliminación, siempre al acecho de los guatemaltecos y costarricenses, que están atentos a capitalizar cualquier error. En la cuenta personal, el deporte de los rodos ha aportado dos oros y un bronce en dos día de actividad en el patinódromo La Sabana.