Alianza. USAID explicó ayer la creación de una alianza público-privada con cinco organizaciones no gubernamentales del país llamada SolucionES. La idea busca aportar $42 millones para prevenir la violencia en las municipalidades.

La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y cinco organizaciones no gubernamentales de El Salvador han conformado un asocio público-privado que pretende trabajar en la prevención de la violencia en los municipios. La iniciativa será lanzada este día con el nombre de SolucionES.

De acuerdo con Michelle Parker, subdirectora de la Oficina de Gobernabilidad y Democracia de USAID, el proyecto SolucionES apoya una de las metas del programa Asocio para el Crecimiento, firmado en noviembre de 2011 entre los gobiernos de El Salvador y Estados Unidos, en lo relativo a la prevención de la violencia.

Las organizaciones que firmarán la alianza con USAID son la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), la Fundación Salvadoreña para la Salud y el Desarrollo Humano (FUSAL), la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), la Fundación Empresarial para el Desarrollo Educativo (FEPADE) y Glasswing International.

“Hemos escogido trabajar con estas cinco organizaciones porque cada una tiene experiencia en un campo determinado que queremos explotar”, dijo la funcionaria.

Parker explicó que el acuerdo implica que USAID aportará $20 millones para iniciar con el programa y las cinco organizaciones deben reunir otros $22 millones. En total, SolucionES espera contar con $42 millones para administrarlos en prevenir la violencia, durante cinco años, en 50 comunidades de cinco municipios.

Parker adelantó que los dos primeros municipios donde iniciarán con la iniciativa son San Martín (San Salvador) y Ciudad Arce (La Libertad). De acuerdo con la funcionaria, escogieron esos dos municipios después de analizar la gestión de los alcaldes y el trabajo de sectores afincados en esos sitios.

La alianza de SolucionES, de acuerdo con Parker, establece que las fundaciones deberán entrenar a la población de esos dos municipios en métodos para prevenir la violencia; trabajar con los concejos municipales para evaluar los recursos locales y desarrollar planes de prevención del crimen; suministrar espacios para que los niños acudan después de la escuela a zonas de recreación; armar programas de liderazgo y oportunidades de empleo; y brindar asesoría psicológica en escuelas con antecedentes de violencia.

La iniciativa busca, de acuerdo con USAID, utilizar los fondos en comunidades focalizadas para atender a niños de entre 10 a 15 años, y evitar con ello que se integren a las pandillas.

Además del trabajo con las comunidades, USAID explicó que pretenden brindar apoyo a los empleados de fábricas y empresas que estén radicadas en los municipios donde intervendrán. La idea, según Parker, es evitar que los trabajadores se conviertan en generadores de violencia en sus hogares y comunidad por tener problemas de tipo laboral.

SolucionES no forma parte de la iniciativa liderada por los mediadores de la tregua entre pandillas para crear municipios libres de violencia, también llamados “santuarios”. En otras ocasiones, la embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, ha dicho que el Gobierno de su país no dará recursos para la tregua, pues ya colaboran con el Asocio para el Crecimiento.