Foto por

Enfado. Durante la reunión de ayer, los ánimos de ambos grupos se caldearon y estuvieron cerca golpearse.

1 de 2
  • Enfado. Durante la reunión de ayer, los ánimos de ambos grupos se caldearon y estuvieron cerca golpearse.

  • Reunión. Las diferencias entre los excombatientes de la Fuerza Armada en el oriente del país salieron a flote ayer, en una reunión que fue convocada en el parque Rosales de la ciudad de San Miguel.

Enfado. Durante la reunión de ayer, los ánimos de ambos grupos se caldearon y estuvieron cerca golpearse.
Las diferencias entre grupos en el interior de la Asociación de Veteranos de Guerra Militares de El Salvador (ADEVEGUESAM), que aglutina a cientos de ellos de la zona oriental, salieron a flote ayer durante una reunión que fue convocada en el parque Rosales de la ciudad de San Miguel.

Nelson Benavídez, presidente de la gremial, y Óscar Moreira, vicepresidente, se acusaron mutuamente de malversar fondos y de tener intereses ajenos al bienestar de los veteranos.

Benavídez señaló que las intenciones del vicepresidente son politizar el grupo y ocuparlo durante el período de campaña que se avecina. “La intención de él es trasladarle toda esta gente al partido ARENA; si lo hace, yo ya no voy a participar; y si yo dirijo eso, no se va a hacer” aseguró.

Moreira siempre se ha definido como político y miembro de dicho partido, dijo Benavídez.

“Siempre le dije (a Moreira) que para qué mencionar políticos si nunca hicieron nada por nosotros. ARENA dañó horriblemente a este país, por los préstamos que le hizo el Instituto de Pensionados de la Fuerza Armada a gente de ese partido”, acusó.

En tanto, a Benavídez lo acusan de quedarse con fondos de la asociación; sin embargo, no presentaron pruebas.

Moreira se proclama presidente de ADEVEGUESAM pese a que no hubo asamblea para elegirlo, como dicta el reglamento de dichas asociaciones. “Hubo votación interna de la directiva y aquí hemos medido por el grupo de gente que nos apoya”, explicó.

Para veteranos como Víctor Maravilla, la división del grupo les afecta pues no pueden continuar con la gestión de los recursos para sus miembros. “Esto se debe resolver pronto; si ellos, el grupo de Moreira, quieren hacer una asociación, que la hagan, que integren su grupo; pero esta asociación ya está constituida, los miembros los han elegido en asamblea y ya de hace rato que venimos con este esfuerzo”, indicó.

En la actividad, en la cual participaron unas 500 personas, los ánimos de ambos grupos se caldearon y estuvieron cerca de golpearse.