Protesta. Cristina Escobar, al centro, da indicaciones a las personas que se manifestaron ayer frente a los tribunales de San Salvador. Todos exigían que les entreguen el dinero ubicado en barriles en 2010 y la liberación de Pedro Guerrero.

$10.2
millones fueron encontrados en una hacienda de Zacatecoluca en 2010; el resto, en una casa de San Juan Opico.
“Ese dinero es de las cuotas que las bases de todo el país dimos para hacer el partido, por eso exigimos que lo devuelvan.”
Mariana Maravilla
vocera del grupo que exigió el dinero
“Queremos la devolución de nuestro dinero que fue encontrado, porque somos gente necesitada”, esa frase se leía en una cartulina amarilla colgada ayer en uno de los portones del Centro Judicial Isidro Menéndez. La portaba un grupo de personas que se concentró frente a los tribunales capitalinos para exigir que les entreguen los $14.5 millones que las autoridades encontraron en barriles en 2010.

Estas personas dicen ser las dueñas de los $10.2 millones que la policía y la fiscalía ubicaron enterrados en la hacienda El Recolado, en Zacatecoluca (La Paz), el 3 septiembre de 2010, y de los $4.3 millones encontrados cuatro días después, en una casa de San Juan Opico (La Libertad).

El grupo afirmó que pertenece al Partido de los Trabajadores Salvadoreños (PTS), en organización. Creen que el dinero incautado en septiembre de 2010 es la suma de las cuotas que ellos pagaron para la constitución del partido.

“Ese dinero es de las cuotas que las bases de todo el país dimos para hacer el partido, por eso exigimos que lo devuelvan. Tenemos constancia de los pagos que hicimos al gerente de las bases de todo el país”, dijo Mariana de Jesús Maravilla, vocera del grupo.

Estas personas también pidieron la liberación de Pedro Etewaldo Guerrero, quien según ellos había sido detenido el día del decomiso del dinero. Guerrero, quien está cumpliendo una pena de 60 años por homicidio, acudió ayer a los tribunales, pero en calidad de testigo (ver nota secundaria).

“Queremos la liberación de él. Es injusta la detención. Nosotros lo conocemos y sabemos que lo que a él le puedan acumular es falso, por eso exigimos la libertad de él”, dijo Maravilla.

La Fiscalía General de la República (FGR), a través de su Unidad de Comunicaciones, confirmó que Guerrero no tiene ninguna vinculación con el hallazgo de dinero en El Recolado, y que tampoco ha sido detenido o procesado por ese caso. El año pasado, un hombre no identificado por las autoridades se presentó a la FGR a reclamar el dinero de los barriles con el mismo argumento que usaron los que protestaron ayer.

La FGR sospecha que Guerrero ha estafado a varias personas y que les ha hecho creer que el dinero hallado en los barriles era de su propiedad. Según los registros fiscales, él acumula denuncias por robo y extorsión desde 1993.

Las investigaciones fiscales determinaron que los propietarios de los inmuebles donde fue ubicado el dinero son Dionisio Germán Navarro y el guatemalteco Bildardy Obdulio Ortega, quien fue condenado en enero de 2012 a 10 años de prisión por lavado de dinero.

La fiscalía no precisó ayer cómo se han distribuido los $14.5 millones encontrados en los barriles. Han ofrecido que el jefe fiscal Antinarcotráfico, Jorge Cortez, brinde más detalles este día.

En agosto de 2012, la FGR dio a conocer un plan de gastos que detallaba que usaría $12 millones para el Centro de Intervención a las Telecomunicaciones (CIT). Desde entonces la FGR no ha dado más detalle de esos fondos.