Un grupo de rebeldes de las FARC atacaron a disparos una estación de policía de un deprimido pueblo del noroeste de Colombia, a pesar de que esta guerrilla declaró el 20 de noviembre pasado un cese del fuego unilateral para la época navideña.

Autoridades locales informaron que fuentes de la policía de la región del Urabá, a la que pertenece el pueblo de Murindó, dijeron a Efe que por el momento no trascenderán los detalles del hecho ocurrido el viernes por la tarde.

El gobernador del departamento de Antioquia, donde se encuentran el Urabá y Murindó, dijo en su cuenta de Twitter: “Las FARC en tregua unilateral hostigaron a Murindó el pueblo más pobre de Antioquia, preciso en jornada de atención a víctimas. Revolución?”.

Según dijo el secretario de gobierno de Antioquia, Santiago Londoño, en Caracol Radio, el ataque duró unos 45 minutos y aunque fue repelido por los policías, no se registraron daños.

“El frente 34 de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), que tiene presencia en la zona del (río) Atrato Medio, ha hecho en los últimos dos años 10 hostigamientos al municipio de Murindó”, explicó Londoño.

Según el secretario de gobierno antioqueño, los responsables son “una pequeña facción de este frente” que si bien solo dirigen sus ataques contra la estación policial, “generan miedo en la población”. Precisamente el viernes se celebraba una jornada de atención a víctimas del conflicto armado en el poblado.