La Reserva Federal (Fed) estadounidense erogará $45,000 millones al mes para sostener sus esfuerzos decididos en busca de mantener bajas las tasas de interés a largo plazo. Además, el banco central fijó la meta de mantener cerca del cero una tasa clave de interés a corto plazo en tanto el desempleo no baje a menos del 6.5%. Las políticas buscan ayudar a una economía que, según la Fed, crece apenas modestamente. Intentan también abatir el índice de desocupación, que fue de 7.7% en noviembre. La Fed informó en un comunicado que destinará el dinero a bonos del Tesoro a largo plazo, para sustituir un programa de compra de esos certificados, que está por expirar. Las nuevas compras ampliarán la cartera de inversiones del banco central, la cual ha llegado a cerca de $3,000 millones. El organismo seguirá comprando $40,000 millones mensuales en bonos respaldados por bienes inmobiliarios. Así, sus adquisiciones mensuales de bonos permanecerán en $85,000 millones. Las operaciones buscan reducir los intereses, que se ubican ya en su mínimo histórico, a fin de alentar los préstamos y acelerar el crecimiento.