German Arriaza, director de la Fiscalía General de la República en la zona oriental, aseguró que ayer previo a la realización del juego entre Firpo y Alianza se pidió a los árbitros suspender el inicio del partido debido a que no habían las condiciones de seguridad suficientes para que el partido se desarrollara, sobretodo luego de los disturbios protagonizados por aficionados de ambos equipos que dejaron a un niño golpeado con una piedra.

 Sin embargo, luego de una reunión con miembros de la Policía Nacional Civil (PNC), del Cuerpo de Agentes Metropolitanos de Usulután (CAM), cuarteta arbitral y equipos involucrados se llegó a un acuerdo para redoblar la seguridad y tener mayores y mejores medidas de seguridad dentro y fuera del estadio Sergio Torres y por esto se llevó a cabo el partido.

“En el primer oficio que se emitió se pidió al Inspector jefe de la PNC Molina Aguiluz que se suspendiera el juego por no contarse con las condiciones necesarias. Pero acá hay que diferenciar que cuando se habla de suspender es en un periodo tiempo de tiempo nada más, porque hay otro término, el de aplazamiento, que es con el que se pide la no realización del evento. Creo que por no explicar antes ambos términos es que se ha dado la confusión”, explicó esta mañana el jefe fiscal.

Arriaza también confirmó que fue la FGR la que dio el aval a la cuarteta arbitral para que se desarrollara el partido por las semifinales del Clausura 2013 luego que más elementos de la PNC y CAM llegaran a dar seguridad al Sergio Torres.

“La responsabilidad de la seguridad para llevar a cabo el juego la asumieron PNC y CAM. Los árbitros no están autorizados para ello y tampoco la asumieron. Cuando constatamos que ya estaban las condiciones de seguridad suficiente para llevar a cabo el juego se dio el aval”, reconoció Arriaza, quien también informó que ayer hubo dos capturas, la de Luis Orlando Espinoza, a quien se inculpa de lanzar la piedra que impacto en el menor, así como la de Alejandro Placidón, por tratar de introducir marihuana al estadio.