Crecimiento. En 2013 se espera que desarrollen otros niveles del diplomado.

Gracias al financiamiento de la Asociación Salvadoreña de Comunidades Terapéuticas en Adicciones (ASCTA) y a la Comisión Interamericana para el Control y Abuso de Drogas y la Organización de Estados Americanos (CICAD OEA), 40 personas concluyeron el diplomado internacional en drogodependencia Nivel 1.

“En El Salvador, el tema de las drogas es olvidado por la gente... de la agenda y el debate político. Acá se trataron temas como neurociencia, psicología básica, comunidad terapéutica, trabajo con poblaciones específicas, prevención, drogas, niveles de intervención temprana, entrevista motivacional”, dijo Mario Girón Escobar, presidente de ASCTA.

“Lo más interesante es que la OEA ya se ha dado cuenta de que uno de los problemas más grandes que tiene El Salvador para encontrar la paz es el consumo de drogas. Creo que por fin han puesto el dedo en la llaga. La droga causa odio y violencia”, comentó Jaime Hill, quien es el presidente del Centro Terapéutico de Adicciones.