Foto por

1 de 2
  • A la baja. Según la FGR de Soyapango, las denuncias por extorsión han ido a la baja en los últimos tres años en el triángulo oriente de San Salvador.

“Puede que no sean los únicos casos de extorsión que están ocurriendo. Hay otros casos de gente que se conforma a estar pagando.”
Juan Francisco Bonifacio
jefe fiscal de Soyapango
Datos de la Fiscalía General de la República (FGR) reflejan que en 2012 el municipio que más registró denuncias por el delito de extorsión fue Ilopango, de los tres ubicados en el triángulo oriente de San Salvador. En total, la FGR recibió 107 denuncias por dicho delito el año pasado, de las cuales 39 fueron de Ilopango, 35 de Soyapango y 33 de San Martín.

De este modo, Soyapango se ubicó en el segundo lugar, a diferencia de años anteriores –2010 y 2011–, cuando encabezaba la lista de denuncias por este ilícito. San Martín está en el tercer lugar.

Los meses en los que más se reportaron denuncias por extorsión fueron febrero, que registró 14 casos, y julio, cuando hubo 17. En ambos meses, Ilopango sumó más denuncias que los otros dos municipios.

De acuerdo con la FGR, en los últimos tres años los casos de extorsión han disminuido. En 2010, por ejemplo, recibieron un total de 269 denuncias, mientras que en 2011 se reportaron 165, es decir que en 2012 hubo 58 denuncias menos.

Sin embargo, la fiscalía reconoce que aparte de esta cifra oficial existe una “cifra negra” de casos que nunca se llegan a conocer, porque hay personas víctimas de extorsión que no se atreven a denunciar en las instancias correspondientes.

Al respecto, el jefe fiscal de la zona, Juan Francisco Bonifacio, acotó: “Puede ser que no sean los únicos casos de extorsiones que están ocurriendo. Hay otro número de casos de gente que se conforma a estar pagando... principalmente por temor”.

Aunque Bonifacio insiste en que el primer factor por el que las personas no denuncian los casos de extorsión es el temor, también reconoce que la desconfianza de la ciudadanía en las autoridades juega un papel importante.

Sin embargo, asocia la falta de confianza al proceso judicial en sí y no al trabajo policial o fiscal. Asegura que hay tribunales de Sentencia que no le permiten a la víctima gozar del régimen de protección a la hora de declarar.

“No le permiten al testigo protegido declarar con el régimen de protección. No le permiten declara con el distorsionador de voz, le facilitan el DUI a los defensores y de eso ya hay casos probados”, explica el jefe fiscal.

Las víctimas de extorsión, según la fiscalía, son comerciantes. Bonifacio calcula que el 70% del total de denuncias corresponde a ciudadanos que tienen micro o medianas empresas, mientras que el 30% restante serían ciudadanos comunes, de acuerdo con la FGR.

Muertes por extorsión

El jefe fiscal también vincula las extorsiones a los homicidios que ocurren en estos tres municipios. Señala que buena parte de las víctimas de asesinatos del triángulo oriente son personas que se negaron a cancelar la extorsión que les exigían pandilleros.

Del total de homicidios cometidos en 2012 en ese sector –181–, Bonifacio calcula que en el 50% las víctimas fueron personas que se negaron o ya no pudieron seguir pagando.

“La mayoría de homicidios se estaba cometiendo por pandillas y no necesariamente las víctimas son pandilleros por la rivalidad, sino que sencillamente porque alguien se resistió a pagar la renta lo mataron”, dijo el fiscal.