Espectacular. James Valladares impuso su poder bajo el tablero y aportó considerablemente en la victoria salvadoreña ayer sobre Nicaragua.

Benjamín LópezJavier Aparicio

Enviados COSTA RICA

Abrigada por el talento y los 2.16 metros de Ronnie Aguilar, la selección mayor masculina de El Salvador desconoció la autoridad del campeón defensor Nicaragua al imponerse 75-61 en un esperanzador debut en los Juegos Centroamericanos San José 2013. Sin embargo, la alegría no fue plena, porque en el tercer período Aguilar sufrió un esguince y quedó en duda su participación para el segundo juego, programado para mañana.

En el debut de la Azul masculina, los ojos estuvieron puestos en Ronnie, quien confirmó sobre la duela del Gimnasio Hatillo 2 el porqué fue invitado a ser parte de la pretemporada de los Ángeles Lakers en la NBA a finales del año pasado.

Aguilar lució imponente bajo el tablero, jaló las marcas de los nicaragüenses y facilitó la rápida transición de defensa a ataque. Bajo esa estrategia, El Salvador mantuvo un claro dominio en los primeros dos períodos y se fue al descanso con un 40-23, pero el panorama cambió al tercer rollo con la imagen de Ronie Aguilar en el banquillo atendido por el cuerpo médico tras una molestia en el tobillo. Tras el chequeo, el pívot jugó un par de minutos más, pero el dolor lo obligó a terminar el juego con un vendaje y hielo en el pie.

El Salvador festejó por partida doble ayer, ya que la selección femenina, dirigida por Francisco Valle, también aprobó su primer examen y anotó en su hoja una victoria de 75-70 ante Honduras, con Hillary Martínez empujando la victoria cuscatleca con 18 puntos, escoltada por Mónica Calderón con 15 unidades.