Conmoción Paul Bailo y su hijo Connor muestran su conmoción y duelo frente al memorial a las víctimas de la Escuela Sandy Hook ubicada en Newtown, Connecticut, asesinadas el viernes.

Video por

El dolor por la tragedia en Newtown sigue latente en sus calles

Las imágenes de un lloroso presidente Barack Obama mientras hablaba sobre la matanza en una escuela primaria de Connecticut tuvo resonancia en todo el mundo, mientras muchos en el extranjero expresaban ayer que la más reciente tragedia que afecta al país debe servir para intensificar su ley de control de armas.

Conmoción y compasión fueron las reacciones iniciales tras conocerse sobre el ataque en que murieron 28 personas, entre ellas 20 niños, en una escuela primaria. La primera ministra de Australia, Julia Gillard, calificó el ataque como un “acto diabólico sin sentido e incomprensible”. “Tanto como el presidente Obama y sus compatriotas estadounidenses, nuestros corazones están quebrantados”, dijo Gillard en una declaración, refiriéndose a la emotiva expresión de condolencia del líder estadounidense.

El pistolero mató a su madre en su casa antes de dirigirse el viernes a una escuela en Newtown, Connecticut, donde mató a balazos a 28 personas.

El asesino fue identificado como Adam Lanza, de 20 años de edad, quien se suicidó.

Australia pasó por una tragedia similar en 1996, cuando un hombre mató a 35 personas en el estado de Tasmania.

El papa Benedicto XVI también envió ayer un mensaje de condolencia a las víctimas de la masacre en el que dice que reza por ellas y por sus familias y que pide a Dios que consuele a todos los afectados.

“Como consecuencia de esta tragedia sin sentido pido a Dios nuestro Padre que consuele a todos los que lloran y ruego también que apoye a toda la comunidad con la fuerza espiritual que triunfa sobre la violencia a través del poder del perdón, la esperanza y la reconciliación del amor”, mencionó el pontífice en su mensaje que fue enviado al administrador diocesano de Bridgeport (EUA) Jerald A. Doyle, a través del secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, según una nota de la oficina de prensa de la Santa Sede.

La canciller alemana, Angela Merkel, también se sumó a las muestras de condolencias enviadas por líderes mundiales al pueblo de Estados Unidos.

“Las noticias de Newtown me producen una profunda tristeza”, expresó.

También la reina británica Isabel II envió un mensaje al presidente estadounidense para expresar su tristeza, al igual que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto.

Mientras que el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, se manifestó “consternado” por el ataque. Asimismo, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, expresó su “profunda conmoción y horror” por el tiroteo en la escuela de Connecticut.

“Jóvenes vidas llenas de esperanza han sido destruidas”, lamentó. Además en otro comunicado, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, manifestó igualmente su “conmoción” por el “trágico tiroteo”.

“Mis pensamientos están con las víctimas, sus familias y el pueblo estadounidense en este difícil momento”, señaló la alta representante de la UE.

Mientras que en Brasil un grupo de activistas contra la violencia clavó ayer decenas de cruces negras en la playa de Copacabana de Río de Janeiro en solidaridad con las víctimas de la matanza.

Los manifestantes, de la organización no gubernamental Río de Paz, también instalaron en la playa una bandera estadounidense y un cartel de seis metros de largo y tres de alto con el dibujo de una paloma herida, manchada por manos sucias de sangre.

El tiroteo, ocurrido en Newton, un pequeño y tranquilo poblado de 27,000 personas, a 96 kilómetros al noreste de la ciudad de Nueva York, es la tragedia más grande en un recinto educativo en Estados Unidos desde la masacre de Virginia Tech en 2007, donde murieron 33 personas, incluido el autor del tiroteo.

Identifican a víctimas

Las 27 víctimas de la masacre fueron identificadas ayer, mientras la policía continúa buscando datos que arrojen luz sobre los motivos que llevaron al atacante de 20 años a cometer los crímenes.

La lista de nombres de las víctimas se publicará en cuanto se cierren las investigaciones sobre los cadáveres, comunicó ayer el portavoz de la policía de Connecticut, Paul Vance. Entre las víctimas también se encuentra la madre del atacante.

Agregó que las investigaciones en la casa del autor han reportado “buenas pruebas”. No obstante, no dio más detalles al respecto. Dieciocho niños, de entre cinco y 10 años, murieron en la Escuela Sandy Hook y otros dos en un hospital.