Seguridad. El 56.5% de los salvadoreños califica mal o muy mal al país, en cuanto a la seguridad pública.

El fracaso principal del gobierno del presidente Mauricio Funes sigue siendo la inseguridad y la delincuencia, seguidas de la falta de empleo, según la encuesta más reciente realizada por LPG Datos, la unidad de investigación social de LA PRENSA GRÁFICA.

Para este estudio, realizado entre el 22 y el 25 de febrero, fueron entrevistados 1,200 ciudadanos en todo el país, lo que permite hacer inferencias sobre la opinión de toda la población con un margen de error de 2.9% y un nivel de confianza del 95%.

Inseguridad y falta de trabajo, por cierto, han sido los principales reproches hacia esta y todas las administraciones anteriores.

La mala noticia para Funes es que la aprobación del trabajo en seguridad pública ha caído 7.2 puntos porcentuales para situarse en 31.3%. Esta cifra, sin embargo, sigue siendo una de las más altas de su gestión.

La información muestra que la gente no está feliz con el desempeño del Gobierno en las áreas económica y de seguridad pública, pero que sí aprueba lo realizado en materia social, en particular en educación.

El área mejor evaluada es educación, con 65% de opiniones positivas y 17.2% negativas, lo que representa un alza leve. La nota más baja es para el trabajo en economía, con 22.3% de opiniones positivas y 55.6% negativas.

Rumbo del país

La opinión ciudadana está dividida respecto del rumbo del país: aún hay negativismo, pero las cifras no lucen tan mal si se les compara con febrero de 2012; en ese momento, solo el 16.8% de las personas opinaba que el país iba por el rumbo correcto, mientras que ahora la cifra ha subido al 24.9%.

El país, visto así, parece que va igual, salvo por un detalle: los problemas económicos van ganando terreno ante los de inseguridad. El 44.5% de los entrevistados opina que el problema principal es la inseguridad, mientras que el 40.2% señala la economía. Hace un año, la percepción ciudadana era muy distinta, ya que el 66.2% de las personas estaba más preocupado por la seguridad y solo el 22.2% por la economía (ver nota en páginas siguientes).

Luego vino la llamada tregua entre pandillas y la situación comenzó a cambiar, al grado que la preocupación por la inseguridad cayó en casi 22 puntos. Lo anterior no significa que los salvadoreños se sientan más seguros ahora. En este momento, el 56.5% de los salvadoreños califica mal la situación de seguridad en el país, contra 25.5% que la califica de buena.