El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández (D), da un discurso en la Asamblea Nacional, junto a su presidente, Reinaldo Pared Pérez, luego de aprobar la nueva Constitución, el 26 de enero de 2010, en Santo Domingo.

República Dominicana proclamó este martes su nueva Constitución, promovida entre controversias por el presidente Leonel Fernández y que permite la reelección presidencial alterna y penaliza cualquier forma de aborto.

La nueva Carta Magna se proclamó durante una ceremonia en la Asamblea Nacional en la que se dio lectura a sus 277 artículos y 18 disposiciones transitorias.

La ceremonia se había iniciado con la salva de 21 cañonazos y la interpretación del himno nacional.

"La Constitución del siglo XXI", definió Fernández ante la Asamblea una vez que el presidente del órgano, Reinaldo Pared Pérez, anunció oficialmente el nuevo texto.

"Será la garantía de la paz, la democracia, la libertad, la justicia social, el bienestar y la prosperidad de la familia dominicana", aseguró Fernández.

El texto -que reemplaza a la Constitución de 1966 y elaborado por la Asamblea- permite la reelección alterna del presidente de la República. Hasta ahora, sólo existía la reelección por un sólo período consecutivo.

Fernández, que ha sido presidente en tres ocasiones en períodos no sucesivos de cuatro años (1996-2000, 2004 y 2008), quedó habilitado para una nueva postulación cuando concluya su actual mandato.

El cuerpo legal, que entró en vigencia el día del natalicio del mentor de la Independencia dominicana, Juan Pablo Duarte, provocó controversias durante su discusión, pero logró ser aprobado tras un pacto acordado en mayo entre Fernández y Miguel Vargas, presidente del principal partido de la oposición, el socialdemócrata Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

El PRD "no podía mantenerse al margen de la reforma constitucional, por lo cual impulsó un acuerdo con el presidente Fernández para incluir temas prioritarios de la agenda democrática, que en gran medida habían sido soslayados", explicó Vargas el lunes.

La nueva Constitución, además, crea un Tribunal Constitucional que asumirá la decisión sobre los recursos de inconstitucionalidad, actualmente en manos de la Suprema Corte de Justicia. Igualmente, las funciones de la Junta Central Electoral se verán reducidas con la creación de un Tribunal Superior Electoral que conocerá los asuntos contenciosos.

Uno de los puntos más controvertidos es el que prohíbe cualquier tipo de aborto con el artículo que consagra la inviolabilidad de la vida "desde la concepción", un tema que dividió a la sociedad dominicana y frustró las esperanzas de algunos grupos sobre la despenalización del aborto en circunstancias especiales.

Este martes, durante la proclamación del texto constitucional, manifestantes se congregaron frente a la Asamblea Nacional para protestar principalmente por la disposición que prohíbe el aborto.

Los asambleístas aprobaron también reducir el derecho a la nacionalidad por territorio y fortalecer el concepto de sangre, en un intento de hacer frente a las altas tasas de inmigrantes haitianos en el territorio, un tema que es objeto de constantes debates nacionales.

Entre los artículos considerados como "conquistas" figuran la introducción del referendo para consultas ciudadanas y la prerrogativa que permite a la ciudadanía someter proyectos de ley mediante recolección de firmas.